El Colegio Escuelas Pías celebra su 275 Aniversario

 

El centro educativo está estrechamente ligado a la historia de Zaragoza

Colegio Escuelas Pías

A San José de Calasanz -del que celebramos el 450 aniversario de su nacimiento-le hubiera gustado regalar, a Zaragoza un nuevo colegio. En 1648 recibió una solicitud del Consejo Real de Aragón, firmada por Miguel Pablo Gamón. Vivía el santo días nublados. Pero aquella solicitud le hizo revivir sus años jóvenes. Él siempre se sintió «aragonés de nación». Sin perder el tiempo escribió a Venecia y a Pisa, buscó a la persona adecuada y organizó el viaje a España. El plan quedaba ultimado el 3 de mayo. Pero la muerte le llegó a Calasanz el 25 de agosto y el colegio zaragozano pasó a mejor vida. Casi un siglo después, el 27 de octubre de 1731, entraron en Zaragoza los escolapios Juan Crisósto-mo Plana, Agustín Paúl, Rafael Fraguas y Domingo Mora. Los cuatro eran aragoneses de Peralta de la Sal, Estopiñán, Maella y Benasque. Se hospedaron en casa de un zaragozano y con el tiempo alquilaron una casa en la calle de Castellana, esquina con la de Santa Inés. Les sobraron privaciones e incomodidades, en invierno sobre todo.

¿Qué Zaragoza encontraron? La ciudad rondaba los 30.000 habitantes. El Ebro al norte y la muralla al sur. Entre el río y la piedra las dos catedrales del Pilar y La Seo, un puñado de templos y conventos y dos docenas de palacios nobles. La enseñanza superior estaba bien servida por los catedráticos de la Universidad y por los padres Jesuítas que se encontraban donde actualmente está el Real Seminario de San Carlos. , Por el contrario, la enseñanza primaria era sumamente deficitaria y corría a cargo de los maestros de niños. Eran diez para toda la ciudad. Los locales para impartir la enseñanza eran estrechos e incómodos; normalmente una habitación de la casa donde vivía el maestro con su familia, siempre numerosa. El maestro, más que por vocación, trabajaba por necesidad, con métodos rudimentarios y acuciado por la pobreza. Paliaba esta pobreza con el ejercicio de otros oficios como organista, secretario, sacristán, campanero, relojero... Y aún así, en más de cuatro ocasiones, estos maestros son calificados como pobres de solemnidad.

El padre Rafael comenzó a enseñar a un grupo de niños «sin formalidad de escuela». Pero los métodos didácticos del maestro y la gratuidad total de la enseñanza hicieron que el número de niños aumentase. Las familias pidieron al arzobispo, Tomás Crespo de Agüero, y al corregidor de la ciudad, Juan Díaz de Arce, que autorizasen la apertura de una nueva escuela pública. La autorización llegó a raíz del fallecimiento de uno de los diez maestros fijos de la ciudad y se abrió la nueva escuela él 18 de septiembre de 1732, totalmente gratuita y con tres maestros en vez de uno.

Y NACIÓ EL COLEGIO // La escuelita creó nuevas escuelas en una casa del principio de la calle Castellana, «cerca del mercado». Las escuelas pasaron a colegio, con patio, claustro e iglesia en 1740 llamado: Escuelas Pías, nuestro actual colegio.

Desde entonces, se han sucedido muchas historias conocidas y han pasado personajes famosos por la sociedad zaragozana -Goya, Bayeu, Basilio Paraíso, Ricardo Magdalena...-, y otras historias no tan conocidas, como la instalación en escolapios de la primera estación metereológica del valle del Ebro con registro diario y que se extendió por todos los colegios de la orden de toda la provincia escolapia. O que a las doce en punto de cada día se disparaba un pequeño cañón que resonaba por toda la ciudad para que los zaragozanos pusieran su reloj en hora con toda exactitud. O que durante la guerra civil la Legión Cóndor alemana se instaló en el colegio con gran disgusto de los padres escolapios que no sólo fueron expulsados de sus habitaciones para los pilotos sino que también éstos daban tabaco a los alumnos durante los recreos que al subir a dase recibían la correspondiente reprimenda. Actualmente somos un colegio de más de 1.000 alumnos de todas las clases sociales y de más de 16 nacionalidades. Un colegio que imparte una educación de calidad, que acoge a todos pero especialmente a los más necesitados.


 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón