La inmigración ilegal en España

 

Luis García, La Salle Montemolín, Zaragoza

Muchas personas optan por trasladarse ilegalmente a otro país. Durante los años 2001 y 2011, de media, más de quince mil personas llegaron ilegalmente a las costas de nuestro país, por año. El número de inmigrantes que han llegado a las costas españolas durante la década de 2001 y 2011 ha sido enorme. Desde 2001 a 2004, la llegada de inmigrantes se mantuvo constante; en el año 2005 sufrió una caída, pero en el año 2006 alcanzó un récord histórico con más de treinta y nueve mil personas. A partir de esa fecha, el número de migraciones comenzó a bajar.

Pero esas son las que llegaban; se sabe que las que llegan, no son todas las que comienzan el viaje; es decir, que existe la posibilidad de que durante esa década hayan muerto miles de personas en el mar por culpa de naufragios; es solo una posibilidad, pero puede ser muy probable porque las barcas o pateras, van muy cargas de personas y están hechas de materiales muy baratos y fáciles de hundir, y no muy resistentes.

Aunque ahora han disminuido considerablemente, en la televisión y los periódicos, no paramos de ver noticias de muertes en el mar, como por ejemplo la siguiente: Al menos 14 muertos en una patera a la deriva en el Mar de Alborán.

Todas estas migraciones ilegales se dan por la codicia de las mafias que las controlan, Las redes delictivas de tráfico de personas han movilizado en los últimos diez años un volumen de negocio que puede ascender hasta los dos mil millones de euros. El coste del viaje a Europa que han de pagar los inmigrantes ilegales, oscila entre los quinientos y tres mil euros. El margen de beneficio que consiguen obtener estas «personas» con el tráfico de seres humanos es enorme. En nuestra sociedad, un viaje de un país a otro en avión, suele oscilar entre los 100 y 200 euros dependiendo de la compañía aérea y nos trasladamos en un vehículo que antes a la compañía le ha costado millones. En cambio ellos pagan entre quinientos y tres mil euros por arriesgarse la vida en un viaje que se realiza en pésimas condiciones y sin ninguna garantía de seguridad.

En mi opinión esto no debería de ser así; es decir, la ONU debería de ponerse manos a la obra en estos países para conseguir convencer a sus gobiernos de que se encarguen de perseguir a las mafias de tráfico de seres humanos, ya sea mediante el apoyo económico o mediante el préstamo de efectivos policiales para acabar con esta situación. Muchas mafias que se encargan del tráfico de personas, también se encargan de esclavizar a los supervivientes de los viajes que se realizan a las costas europeas. Esto pasa sobre todo en el caso de las mujeres. La esclavitud sexual es una realidad lacerante en nuestra actualidad. Pocas son las mujeres que logran escapar de las mafias que las explotan y menos aún las que se atreven a contar su experiencia.

En resumen, para terminar con la inmigración ilegal y garantizar los derechos básicos de todas las personas, los gobiernos deben castigar y condenar a este tipo de gente, que se aprovecha y saca beneficio de la violación de los derechos humanos.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón