¡Música, maestro!

 

El aprendizaje musical es importante para el desarrollo emocional de los seres humanos

José Lacruz (Periódico del Estudiante)

No sabemos escuchas música, no apreciamos su belleza. La última prueba de esto es el experimento que llevó a cabo el diario estadounidense Washington Post a mediados de enero. A las 8 de la mañana, en pleno centro de la capital de EE.UU. --Washington DC--, Joshua Bell, el violinista más virtuoso del momento, vestido de músico callejero, interpretó en la estación de metro seis piezas clásicas con su violín: un Stradivarius de 1713. Los teatros y óperas de medio mundo se lo rifan y el público paga cerca de 100 euros por una butaca en sus conciertos. Aun así, en pleno metro, en los 43 minutos de actuación gratuita, sólo 37 personas le dieron dinero de las 1.097 que pasaron por delante, y no recaudó ni 30 euros. Sólo un par de ciudadanos se detuvo a escucharle unos instantes.

¿No sabemos apreciar la música? ¿A la gente no le gusta la Música Clásica? ¿Eso sólo sucede en Estados Unidos? Lo cierto es que hace poco, un diario nacional decidió poner a prueba a los madrileños. Esta vez era el vocalista del grupo Tam Tam Go, con más de un millón de discos vendidos a sus espaldas y con algunas canciones situadas en los "clásicos del pop español". Resultado: igual que en Washington, exceptuando a un fan del grupo, que se dio cuenta del experimento al reconocer al cantante.

Quizás, la música, como materia de aprendizaje, no ocupa el lugar que merece en la sociedad actual. Se sabe que la música es vital en el desarrollo de las personas. Numerosos estudios ratifican que estimula el cerebro y tiene efectos fisiológicos --mejora la respiración, la circulación de la sangre...-- y emocionales --nos alegra, nos entristece, nos emociona...--. Lo cierto es que ya en la Antigua Grecia, la música era considerada una de las grandes disciplinas del ser humano, junto a las matemáticas, la filosofía, la astronomía o la gimnasia. El estudio musical, según los experimentos realizados, ofrece el desarrollo de la sensibilidad; incluso los jóvenes que estudian música tienen mayor capacidad de comprensión de ciertas disciplinas abstractas como la física o las matemáticas.

De hecho, el poder de la música es empleado cada vez más para tratar a grupos sociales excluidos, a adolescentes problemáticos y a niños con problemas. Por ejemplo, el Hospital Universitario La Fe, de Madrid, fue uno de los primeros en incorporar la Musicoterapia, ya que en un estudio observacional vieron los beneficios de la música en niños con síndrome de abstinencia y bebés prematuros. Los médicos comprobaron que, tras una hora de Música Clásica --tres veces al día--, los pequeños se relajaban, se tranquilizaban y dormían mucho mejor. Sin duda, la música es un canal de interconexión, de hecho, estudios de la Universidad de Leicester reflejan que los bebés pueden oír en el vientre materno a partir de la semana 20 de gestación y que, después, hasta cumplidos los 12 meses de vida, siguen reconociendo como "familiar" y tranquilizadora las melodías o voces escuchadas. Esta es la teoría que lleva a muchos médicos a recomendar que se hable con el vientre materno durante el embarazo, ya que se considera bueno, tanto para el bebé como para la madre.

En general, las personas tienen un sentido musical que puede estimularse, desarrollarse y cultivarse. La música --o sus distintos aspectos-- está presente desde el nacimiento de un ser humano. La primera herramienta de un niño es la voz; las canciones infantiles nos enseñan las lecciones básicas de la vida; si salimos por una zona de marcha, hay música; el ritmo marca los desfiles militares; las canciones de la radio nos traen recuerdos; el exceso de ruido nos pone irascibles y desconcentra... La música es parte de nuestra vida y por eso debemos apreciarla. No se trata de discutir sobre gustos, si U2 es mejor que Mozart, si te gusta más Avril Lavinge que los Rolling Stones. Lo importante reside en la posibilidad de acercarse a la música, y saber apreciar la complejidad y relevancia de la misma para el ser humano. Ya dijo el poeta Henry Wadsworth Longfellow que "la música es el idioma universal de la humanidad".

En la red:
Ministerio de Educación
www.polifonico.org

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón