Carta de amor

 

Hugo López, 4° ESO Colegio Alemán

Querida mejor amiga:

Hemos pasado ya varias cosas y siempre hemos estado el uno para consolar y auxiliar al otro. Te he hecho poemas para animarte, te has emocionado con ellos y yo, al ver que tú estabas mejor, ya no necesitaba consuelo alguno para mis rayadas. Cuando tú me miras ya no existe nada más que esa persona especial, esa persona que me hace sentir tan vivo, esa persona distinta a la que nadie ni nada puede sustituir ni hacer daño. Yo ya sabes que estoy aquí para todos tus problemas y que no voy a dejar que nadie te haga ningún tipo de daño. Muchos piensan que para escribir una carta de amor hay que estar enamorado, pero yo no pienso eso; es por ello que te escribo a ti, mi mejor amiga, la persona por la que sería capaz de entregar mi vida. Eres muy especial, compartimos nuestra amistad, risas, lloros, diversión en el skatepark y en donde sea...

Cada mañana me despierto pensando en ti y cada noche, antes de acostarme, necesito mandarte ese mensaje con el que te agradezco todo lo que haces por mí. No hay tristeza que no quiera compartir junto a ti, porque sé que me vas a aconsejar mejor que nadie.

Lo mismo me pasa cuando recibo una buena noticia y es que siento la necesidad de llamarte y contarte todo lo que me ha pasado, aunque no pueda... Siempre que te veo, me dan ganas de abrazarte, y no lo hago todas las veces que quiero porque sé que eres muy vergonzosa. Tu sonrisa siempre se me contagia y entonces sonrió yo y, cuando lo logras, me alegras el día.

Cada día espero ese momento de poder hablar contigo, ese rato en el que nos preguntamos por nuestro días y en el que hablamos sobre nuestras cosas. Me encanta cuando me haces reír pese a que ni tú misma tienes ganas. Te preocupas por mí como nadie lo había hecho antes.

Quiero que sepas que, si alguien te trata mal, es porque te tiene envidia y celos, y no puede reprimirlos. Eres la más preciosa y mejor persona del mundo, y obviamente por ello están celosos. Me encanta tu mirada profunda cuando hablas conmigo en confianza. Tu dolor es mi dolor; si estás triste, siento que el mundo es cruel contigo. Sabes que sufro junto a ti las injusticias y que también lloro de alegría con tus «victorias». Siento miedo a veces de poder perderte, pero cada día nos une un vínculo más fuerte, que me ayuda a pensar que nuestra amistad puede ser eterna.

Como resumen pues que lo eres todo para mí. Eres la persona que me da fuerzas para luchar, la chica con la que quiero crecer, compartir y ser feliz toda mi vida. Te amo.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón