150 años de valor contra el fuego

 

El cuerpo de bomberos de Zaragoza celebra su 150 aniversario con un programa de actividades para todos los públicos

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Los hemos visto participar en calendarios con fines solidarios y negarse a ejecutar desahucios. Son los bomberos, profesionales de la seguridad ciudadana que acuden como héroes anónimos allá donde más se les necesita, ya sea un incendio, una inundación o un accidente de tráfico. El trabajo que realizan los bomberos ha evolucionado con el paso del tiempo y también lo ha hecho su formación y sus medios técnicos.

El Cuerpo de Bomberos de Zaragoza acaba de cumplir 150 años y lo celebra con una serie de actos para todos los públicos que tendrán lugar a lo largo este año y que incluyen distintas actividades deportivas y culturales, así como jornadas de puertas abiertas para dar a conocer su trabajo a la sociedad.

El trabajo de estos profesionales ha cambiado mucho a lo largo de este siglo y medio. Según el bombero Carlos Gracia, "siempre se ha relacionado a los bomberos con la extinción de incendios". El término bombero se debe a las personas que manejaban las bombas de agua para apagar incendios. Pero en la actualidad, "cada vez se producen menos extinciones y el trabajo de los bomberos ha ido abarcando también otras tareas como las de salvamento y rescates", apunta Gracia.

La historia de los Bomberos de Zaragoza comienza con la fundación en 1863 del primer cuerpo de voluntarios de bomberos, formado por miembros de las brigadas municipales (albañiles, fontaneros, electricistas...) que se ofrecían para apagar fuegos. En 1930 la compañía pasó a ser completamente profesional y se crearon las primeras plazas de bomberos municipales, a las que se accede mediante un examen de oposición.

En Zaragoza hay actualmente cuatro parques de bomberos que realizan una media de 25 servicios diarios. "El 70% de las actuaciones que se realizan están relacionadas con tareas de salvamento, y solo el 30% con el fuego", explica Gracia. Además de apagar incendios, el cuerpo cuenta con grupos especializados de rescate vertical, buceo y ambulancias para atender diversos accidentes.

Uno de los motivos por los que cada vez se producen menos incendios es la prevención para evitar tener que apagarlos. "A nivel urbano e industrial ha habido un gran avance en las leyes que hace que cada vez haya menos incendios", indica el bombero zaragozano. También ha habido un importante desarrollo de los medios técnicos que se utilizan para sofocar las llamas, "desde los primeros medios de extinción con cubos de agua de diversos materiales, hasta los últimos carros bomba automóviles, pasando por los extintores y las mangueras".

Los Bomberos de Zaragoza cuentan además con un grupo de autoprotección escolar que se dedica a visitar centros educativos, impartir charlas y diseñar planes de evacuación que se ponen en práctica mediante simulacros, ya que según advierte Carlos Gracias, "es muy importante saber cómo actuar cuando se produce un incendio".

Una buena forma de conocer el trabajo de estos profesionales es visitar el Museo del Fuego que abrió sus puertas en Zaragoza el 22 de junio del 2012. Guillermina Jodra es la directora de este espacio expositivo que repasa los 150 años del cuerpo zaragozano.

Un recorrido completo y variado

Guillermina Jodra explica que la visita al museo se inicia en la sala de introducción "que actualmente acoge una exposición de cascos y gorras, y tres dioramas que son reproducciones en miniatura de un parque de bomberos, un incendio y un accidente". Sigue con un recorrido por la historia del Convento de Mínimos de la Victoria, edificio del siglo XVI y XVII que se utilizó tras la desamortización de Mendizábal para usos civiles hasta convertirse en parque de bomberos en 1900. "A continuación, se accede a una exposición sobre el fuego en la que se explican sus orígenes, consecuencias y cómo se lucha contra las llamas", y en el espacio didáctico 'Aula del fuego' se muestra también medidas de prevención y autoprotección.

Otra sala está dedicada a los Bomberos de Zaragoza con "imágenes representativas de momentos importantes para los zaragozanos, como la caída en el año 1971 de un autobús al río Ebro, el incendio del Hotel Corona de Aragón en 1979, o el atentado en la Casa Cuartel de la Guardia Civil en 1987", explica la directora. También pueden verse la evolución del vestuario y los medios técnicos a lo largo de las últimas décadas con uniformes y trajes de gala desde los años 40 hasta la actualidad. En la planta sótano, dos salas muestran las labores en las que más trabajan los bomberos, con material de salvamento acuático o rescate vertical, una colección de cascos y extintores, y utensilios como "los centones romanos, que eran unos trapos empapados en agua y vinagre que los bomberos utilizaban para apagar incendios".

Finalmente, en el claustro del antiguo convento se exponen bombas de tracción animal y de vapor, distintas mangueras y vehículos restaurados. Además, "al entrar hay una sopa de letras para encontrar 17 palabras relacionadas con los bomberos" para completar un recorrido en el que los visitantes aprenderán la historia de esta profesión desde Roma. "A la entrada está el busto de Cesar Augusto, que dio nombre a la ciudad y fue el emperador romano que creó el primer cuerpo de bomberos", resume Guillermina Jodra.

Visita: www.zaragoza.es/ciudad/bomberos / www.zaragoza.es/museobomberos

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón