La dignidad humana

 

Sara Asensio, Laura Casanova, Natalia Gascón y Teresa Martín. Alumnos de 1° de Bachillerato Fundación San Valero

El tema del que queremos hablaros es la dignidad humana, de cómo afecta en el día a día a lo largo de nuestra vida y cómo afectó en épocas pasadas. Hemos elegido este tema para darlo a conocer ya que mucha gente no lo tiene en cuenta.

"La dignidad humana es aquella condición especial que reviste todo ser humano por el hecho de serlo, y lo caracteriza de forma permanente y fundamental desde su concepción hasta su muerte". Esta frase nos deja claro que la dignidad humana es una condición inherente al ser humano, que no se puede renunciar a ella. Es el hecho de acceder sin ningún coste a los derechos y las obligaciones que se van generando con el paso del tiempo, es un respeto mutuo de sus derechos, como tener una vida digna, sin ser de ninguna manera objeto de ultrajes o humillaciones.

Desde el punto de vista filosófico, la dignidad humana se relaciona con la autonomía, libertad y racionalidad del ser humano.

A lo largo de la historia, y en innumerables ocasiones, no se ha respetado la dignidad humana. Un caso muy claro ha sido la esclavitud en África. Otro caso es el racismo, que se dio sobre todo en las colonias inglesas que se establecieron en Sudáfrica con el apartheid. Se ha despreciado al género humano basándose en las creencias ideológicas, como en el nazismo. Por último, destacamos un caso originado con la revolución industrial, donde muchos niños tuvieron que trabajar en condiciones pésimas y desde muy temprana edad. Este hecho todavía ocurre en la actualidad en países como India. También se les obligan a ir a la guerra.

En nuestro día a día hay una falta de dignidad en muchos aspectos: en primer lugar, el acoso escolar que supone cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico, producido entre escolares de forma reiterada. Como consecuencia, muchas personas cambian su forma de ser o su aspecto o sus pensamientos para encajar con los demás. En segundo lugar, mediante internet, en el que hay gente que suplanta la identidad de otras personas y aprovecha ese anonimato para meterse con los demás. Ese acoso cibernético puede acabar obsesionando a la personas afectadas, que se vuelvan huidizas, tristes y con falta de autoestima. También podemos destacar la violencia de género, que hace que las mujeres se sientan inferiores al hombre. Como consecuencia de los maltratos, los insultos y las amenazas, la mujer tiene miedo a pedir ayuda. Otro tipo de dignidad, no por ello menos importante, es la causada por el paso del tiempo, enfermedades como Alzheimer o demencia senil originan que las personas pierdan la capacidad de autosuficiencia que tenían hasta el momento de contraer la enfermedad y necesitan ser tratadas dignamente.

La dignidad es una parte intangible pero fundamental en la vida de una persona; gracias a ella somos mejores personas y vivimos a gusto con nosotros mismos, nos sentimos bien con la vida que llevamos y entendemos mejor nuestro entorno.

Tenemos que tener cuidado con las cosas que decimos o hacemos, ya que podemos hacer que otras personas o nosotros mismos perdamos nuestra dignidad y con ello nuestra felicidad.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón