Por favor, perdóname

 

Victoria Gil, Colegio Alemán

Últimamente no dejo de pensar en ese verano y todos esos maravillosos momentos que vivimos: conseguiste cambiarme y que tuviera confianza en mí misma. Echo de menos tu dulce sonrisa y tu mirada, porque cuando me mirabas el tiempo se paraBa, como si no pudiese ocurrir nada malo; sobre todo recuerdo cómo me abrazaste y me consolaste la primera vez que me viste triste.

Cuando pienso esto, siento como si todo hubiese sido un sueño, un sueño del que no me gustaría despertar; pero es real, por desgracia ya no estás aquí conmigo. Por eso te pido perdón con esta carta, perdón por lo que ocurrió aquel día de verano en el que tú me dijiste que me querías y el miedo se apoderó de mí; jamás me había sentido así. Me odio a mí misma por no haberte dicho que te quería, por no haberme atrevido a mostrar mis sentimientos, en fin, por no haber sido lo suficientemente valiente.

Antes era una chica que tenía las ideas claras y, desde ese momento, ya no sabía nada, me sentía como si me hubieses arrebatado mi razón. Pero ahora, dentro de esta cabeza llena de dudas, sólo hay una cosa clara: que estoy enamorada de ti.

Me atormenta el recuerdo de cuando te dejé; fue la peor decisión que he tomado en mi vida. Ojalá me hubiese dado cuenta antes: fuiste el chico que mejor me trató y más me quiso. Te juro que si pudiera volver atrás en el tiempo y cambiar lo que hice, lo haría.

Por favor, perdóname.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón