Donde los niños no juegan

 

El trabajo infantil es una realidad para millones de jóvenes en el mundo que tienen que trabajar, a menudo, en condiciones de inseguridad

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

El trabajo infantil es una realidad para millones de niños y niñas en todo el mundo. Según datos de Unicef (Agencia de Naciones Unidas para la Infancia), más de 200 millones de niños y niñas se ven obligados diariamente a trabajar para subsistir, para ayudar a sus familias o para pagar deudas, entre otras razones. Los niños son el grupo más vulnerable y con menos capacidad para defender sus derechos, por eso cada 16 de abril algunas oenegés conmemoran el Día de la Esclavitud Infantil. Esta jornada pretende sensibilizar a la población sobre una situación que afecta a uno de cada seis niños y niñas.

Ángela Peromarta es la coordinadora de Unicef en Aragón. Ella nos explica que "no todas las formas de trabajo infantil se consideran esclavitud", sino que existen diferencias entre los distintos empleos realizadas por los niños y las niñas. Algunos trabajos son difíciles y exigentes, y otros, más peligrosos e incluso reprobables desde el punto de vista ético.

No todas las tareas realizadas por menores deben clasificarse como trabajo infantil que hay que eliminar. Por lo general, la participación de los niños y los adolescentes en trabajos que no atentan contra su salud y su desarrollo ni interfieren en sus estudios se considera incluso positiva. Entre estas actividades se encuentran la ayuda que prestan a sus padres en las tareas domésticas, la colaboración en un negocio familiar de forma puntual o en fines de semana, o los trabajos que realizan fuera del horario de clase o durante las vacaciones escolares para ganarse un dinero extra para sus propios gastos.

Trabajador o esclavo

El concepto de trabajo infantil engloba por tanto todas aquellas tareas que privan a niños y niñas de su infancia y su dignidad y ponen en peligro su desarrollo físico y psicológico. Pero hay otra forma de trabajo infantil que supera cualquier límite: la esclavitud. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el hecho de que se considere a un menor trabajador o esclavo depende de su edad, del tipo de trabajo, las horas que invierte en él y las condiciones en las que lo realiza.

Entre los trabajos relacionados con la esclavitud infantil destacan los empleos en minas, basureros, canteras de piedra y, sobre todo en los últimos años, el trabajo doméstico. La coordinadora de Unicef en la comunidad autónoma explica que "este tipo de trabajos es desarrollado sobre todo por niñas que trabajan como asistentas del hogar generalmente sin recibir dinero a cambio, y que son especialmente vulnerables a la explotación y el maltrato porque viven aisladas y sujetas a los distintos caprichos de sus empleadores".

Estas menores constituyen una mayoría silenciosa dentro del trabajo infantil frente a los niños soldados o los que son víctimas de trata, más visibles en los medios de comunicación. Peromarta señala que de los 200 millones de niños que trabajan en el mundo, "el 70% lo hacen en la agricultura y en el ámbito doméstico y más de la mitad lo hace en condiciones que se consideran peligrosas".

Existen numerosas organizaciones que luchan contra el trabajo infantil en general --como es el caso de Unicef-- y la esclavitud en particular. Estas consideran que los niños no deben trabajar. "Tanto niños, niñas y adolescentes tienen que realizar tareas propias de su edad y de la etapa en la que se encuentran. El trabajo no es parte de este ciclo de desarrollo sino que les priva de su infancia, lo que afecta a su potencial físico y mental y sobre todo interfiere en su escolarización, obligándoles a abandonar las aulas antes de tiempo y exigiéndoles un esfuerzo desmedido que impide que combinen la asistencia a la escuela con las horas de trabajo", asegura Ángela Peromarta.

Las razones que llevan a niños y niñas a desempeñar estas tareas son numerosas, pero todas tienen un denominador común: la pobreza. "La pobreza es la causa y la consecuencia del trabajo infantil", afirma la experta de la agencia de Naciones Unidas. El principal motivo suele ser la falta de recursos económicos de la propia familia, que es la que a veces tiene la necesidad y les solicita que trabajen. Para la coordinadora de Unicef, "el trabajo infantil por sí mismo perpetúa el empobrecimiento y, sobre todo, compromete la educación de los niños, que es la mejor garantía para el futuro desarrollo de un país".

Invisibles para la sociedad

Un ejemplo de esta pescadilla que se muerde la cola es que un tercio de los niños que trabaja en el mundo vive en los países del África Subsahariana. Pero este no es el único continente al que llega la explotación infantil. En algunos países de América es habitual ver a los niños trabajando en minas a muchos metros de profundidad y con escasas medidas de seguridad, o recogiendo deshechos en basureros expuestos a graves riesgos y enfermedades. En otros lugares, como India, es normal ver a cientos de niños trabajando en los campos de ladrillos cargando peso y sin ninguna formación.

Para eliminar el trabajo y la esclavitud infantil son necesarias medidas distintas en campos distintos. Una de esas medidas pasa por llevar un registro infantil para garantizar que todos los niños cuentan con un certificado de nacimiento. "Cuando un niño no está registrado puede ser víctima de abusos y explotación. En algunos países no se lleva un registro de nacimientos, lo que supone que muchos niños sean invisibles para la sociedad y que no sea posible protegerlos", asegura la coordinadora de Unicef Aragón.

La solución también abarca otros ámbitos de la vida social, incluidas las actitudes de las propias familias que ven como algo normal que los niños abandonen sus estudios a una edad temprana para ponerse a trabajar. "La educación es la estrategia principal para prevenir el trabajo infantil", asegura Ángela Peromarta. "La misma educación garantiza su futuro y también su presente. El trabajo no es un mundo para niños", añade la coordinadora de Unicef en la comunidad autónoma.

Visita:
www.unicef.es
www.ilo.org/spanish

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón