Solo falta el muerto

 

Anónimo

Aburrida y repetitiva y aburrida es la rutina en un pueblo. Me despierto y me ducho y me visto y desayuno y me arreglo y cojo las llaves y el paquete de tabaco y los caramelos para encubrir el paso anterior y salgo y bajo al garaje y entro en el coche y pongo mi CD y arranco y atropello al vecino... ¿Atropello al vecino? Oh Dios mío... Oh. Dios. Mío. No se mueve. Está ahí tirado, boca abajo. ¿Estará mal herido? ¿Estará muerto?

Tranquila, tranquila. Respira, Julia: inspira, espira; respira, inspira... ¿Qué hago? ¿Qué hago? Ay de mí... He matado al señor Pérez... Será mejor que me entregue. Sí, eso haré, serán más indulgentes conmigo si me entrego. Aunque no habría necesidad de indulgencia si no hubiese crimen, claro.

Pérez es un hombre ya mayor, no tiene familia, no tiene trabajo y vive solo. Nadie me ha visto hacerlo, nadie grita pidiendo auxilio. Nadie le echará de menos. Nadie tiene por qué saberlo.

Es muy delgado, pesa poco. Lo meteré al maletero, sí, sí, eso haré. Lo meteré al maletero, pero primero lo envolveré en plástico, su sangre podría manchar mi Audi nuevo más de lo que lo ha estropeado su cuerpo al chocar contra él. ¡Dios mío! ¡La abolladura! Diré que fue algún ciervo, en la parcela de mis padres hay muchos... ¡Eso es! ¡El terreno de papá y mamá! Es grande y apartado, plagado de hayas y pinos, de alimañas y gamusinos. La naturaleza será mi cómplice, silenciosa, cubrirá mis huellas.

Tal vez debiera despedazarlo. Sí, sí. En trocitos pequeños que se disuelvan bien en el olvido. Cogeré un hacha y lo despedazaré. Y después quemaré el hacha junto con el plástico y mi ropa y al fin no quedará nada.

Y de pronto, me da un vuelco el corazón, el pulso se me acelera. Veo atónita al Señor Pérez levantarse aturdido, sacudirse el polvo de los pantalones y escupir un diente ensangrentado.

No hay un minuto que perder, deprisa ¡deprisa! Doy marcha atrás y paso de nuevo sobre él. Iba a estropear mi impoluto plan para encubrir su asesinato.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón