IES Pedro de Luna: Abajo el telón

 

Clásicos Luna celebra el final de una década con las últimas representaciones de "Los gemelos" y "Medea"

Manuel Hermández Martínez, IES Pedro de Luna

La compañía teatral del IES Pedro de Luna ha participado este curso en los Festivales Prósopon –los festivales juveniles de teatro grecolatino, en Gerona, Hospitalet y Zaragoza–. Fue muy especial el viaje a Cataluña para representar por última vez en Gerona, Los gemelos de Plauto. Mientras que Medea de Eurípides, fue representada en las dos localidades catalanas y después en Zaragoza.

La primera obra comenzó su andadura en otoño del 2010. Se preparó durante un año y se estrenó en otro escenario especialmente querido para la compañía, en el Teatro Romano de Sagunto. Después fue puesta en escena en diferentes ocasiones, tanto en centros cívicos como en el Teatro Principal de Zaragoza en los festivales del curso pasado. Recibió el Premio Buero de Teatro Joven en su fase autonómica aragonesa en el 2011.

El pasado 5 de marzo, el grupo partió hacia Gerona, donde tenía que representar Medea a las doce y media de la mañana en un coqueto teatro municipal para unos trescientos estudiantes. La escenografía y vestuario había sido montado la tarde anterior, así que tras el largo viaje quedaba maquillarse para adelantar todo lo posible. Y ya toca el turno. Primero bajar de la furgoneta toda la escenografía y disponer en el escenario las columnas y cortinajes que forman parte de la misma, las luces –tan decisivas en esta representación–. Llego la actuación: Éxito, aplausos y ovaciones de un público agradecido por el esfuerzo de los aragoneses.

Mientras el grupo de Medea hace todo esto, con el de Los gemelos acudimos al albergue de Gerona, donde está invitada toda la compañía a comer. Tras los tres turnos de comida, la lluvia cesa para darnos da la oportunidad de visitar la parte gótica y la judería. A la mañana siguiente estábamos ya en Barcelona, ciudad en la que teníamos la siguiente actuación. El Teatre Joventut es un edificio moderno, y aunque la sala parece pequeña alberga a más de quinientas personas en cada representación. El público resulta un poco más difícil, pero no deja de emocionarse en los momentos más impactantes de la obra, gracias al texto adaptado, a la escenografía y a la actuación del grupo, con esas tres maravillosas e inolvidables Medeas, y el coro que reflexiona y reza frente a los personajes masculinos, dependiendo de la suerte que conjuga el poder de la mujer a la que creen sometida.

Cerrado el telón, el escenario se recicla para la comedia de Plauto; otras luces, otros actores, otra nueva tensión. Pero ahora toca sonreír y reír, y es lo que consigue el grupo que despide esta divertida obra. Encandilan al público las meretrices, que han conseguido incorporar el personaje, en una necesaria evolución pues hace cuatro años, cuando empezaron, con doce de edad, resultaba un papel al que no conseguían darle toda la prestancia. Las alumnas disfrazadas de médicos, así como los criados plautinos y sobre todo los dos Menecmos, divierten a un público entregado.

Y fin de la representación en Hospitalet. Desmaquilla, desmonta y a la furgoneta. Antes de partir una comida compartida con los eficientes organizadores; y al llegar a Zaragoza ya por la noche, cuarenta y una hora después de la partida, vuelta a dejar las cosas en su sitio. La escenografía de Medea, vuelve a salir una semana después y su maratón concluye en el Teatro Principal con dos representaciones el día 13 de marzo. La obra, Primer premio de Tragedia del VII Concurso de Teatro Grecolatino convocado por el Ministerio, ya conoce este escenario, y quizá sean sus últimas representaciones.

En los almacenes quedan la escenografía y los vestuarios de Los gemelos. Sin duda recibirán algún tratamiento de reciclaje para la nueva obra que se ha comenzado a preparar, Miles gloriosus, cuyos ensayos comienzan después de anunciar el casting el 18 de marzo. Los estudiantes que han participado en Los gemelos han borrado ya de sus rostros y cabellos las huellas del personaje plautino que han representado durante estos años, pero no podrán borrar de su memoria esta experiencia educativa y de convivencia.

No olvidarán la labor en equipo, la necesidad del orden, del concierto y de la responsabilidad que exige la interpretación y el trabajo en una compañía teatral: un aprendizaje inmejorable para la vida. Es un orgullo acompañarles en este proceso vital y, además de ser testigo, aprender y dejarse contagiar de su entusiasmo.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón