El alcohol ¿un juego de niños?

 

Aproximadamente 7 de cada 10 jóvenes aragoneses de entre 14 y 18 años reconoce haberse emborrachado alguna vez en su vida

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Zaragoza ya huele a Pilares. En las calles más céntricas de la ciudad se anticipa la fiesta. Se respira y se siente en el ambiente algo diferente, ee pone en marcha un programa variado de música, espectáculos, conciertos, animación, concursos y actos populares que se viven y se comparten con amigos y familiares. Las fiestas del Pilar son también tiempo de quedar con gente y salir de fiesta, y para muchos jóvenes, el consumo de alcohol va ligado a pasarlo bien.

Por ese motivo, el Centro Municipal de Atención y Prevención de las Adicciones (CMAPA) del Ayuntamiento de Zaragoza pone en marcha esta semana la campaña 'Pal' Pilar sale lo mejor, tu hija, tu hijo, tus hijos con la que pretende concienciar a padres y adolescentes sobre los riesgos que entraña el consumo de esta sustancia. Y es que los jóvenes tienen la percepción de que consumir bebidas alcohólicas durante las fiestas es algo normal. Desde el centro municipal explican que "en nuestra cultura mediterránea, la combinación joven, fiesta y alcohol va tremendamente unida, y eso es algo que los jóvenes viven prácticamente desde que nacen".

Según una encuesta sobre consumo de drogas en enseñanzas secundarias elaborada por el Observatorio Nacional sobre Drogas en el año 2010, los jóvenes aragoneses se inician en el consumo de esta sustancia a una edad media de 13,5 años. También en nuestra comunidad, el 68% de los chicos y chicas de entre 14 y 18 años reconoce haberse emborrachado alguna vez en su vida y el 71% ha consumido alcohol en los últimos 30 días anteriores a la encuesta.

Desde el centro municipal aseguran que el abuso de alcohol entre los jóvenes es solo una parte de la realidad. "Siempre nos fijamos en los chicos que beben, pero también hay chicos que salen y que no beben, y entre los que beben hay muchos que lo hacen en poca cantidad y de forma moderada". Existen además otros mitos sobre el consumo de alcohol entre adolescentes. "Los estudios nos dicen que la edad de inicio en el consumo de alcohol se mantiene invariable, pese que a veces en los medios de comunicación se dice que se está adelantando", apuntan los técnicos del centro municipal, que también señalan que "chicos y chicas se inician en el consumo de alcohol más o menos a la misma edad, pero parece que ellas empiezan ligeramente antes a consumirlo semanalmente".

En cualquier caso, desde el CMAPA advierten que "cualquier consumo de alcohol que haga un menor es un consumo abusivo, porque no están preparados ni física ni psicológicamente para, por una parte, metabolizarlo, y por otra, manejar todas las sensaciones y los efectos que produce". Sin embargo hay muchas razones que mueven a los adolescentes a consumirlo.

Según los técnicos sanitarios del centro, "uno de los motivos es la búsqueda de los efectos psicoactivos que produce el consumo de alcohol, esa desinhibición que conlleva un consumo ligero". Otra razón es la idea de que "el consumo de alcohol mejora las relaciones con los demás y hace más fácil contactar con ese chico o esa chica con los que habitualmente no hablamos". Evadirse de los problemas o integrarse en el grupo de iguales son también argumentos que llevan a muchos jóvenes a probar la sustancia, así como el demostrar que son adultos. "Los adultos beben en las fiestas o en las conmemoraciones, y yo hago lo mismo que de alguna manera ellos también hacen", explican desde el CMAPA.

Efectos para la salud

Los jóvenes ven el consumo de alcohol como algo normal y no siempre son conscientes de su riego. "Se dan cuenta cuando un amigo se excede, e incluso puede llegar a necesitar los servicios de asistencia sanitaria", dicen los expertos. Pero cuando los consumos son menores y los efectos se viven como normales, la percepción disminuye. "Ven el peligro más en los demás que en ellos mismos".

Desde el CMAPA recuerdan que el consumo de alcohol tiene efectos negativos para la salud. "Estamos hablando de chicos y chicas que están en pleno proceso de formación, de desarrollo y de crecimiento, y que por tanto son más susceptibles de no concluir adecuadamente las funciones básicas, especialmente en el caso de las chicas, que tienen una menor capacidad de metabolizar el alcohol".

Además, indican que "en esta época se lleva a cabo todo el proceso de maduración cerebral que evidentemente se va a ver limitado". Pueden surgir problemas de atención, dificultades a la hora de rendir en el colegio o el instituto. También pueden aumentar las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados a nivel de las relaciones de pareja y otras conductas de riesgo, como coger el coche o la moto o subirme con alguien que ha bebido.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón