Recuerdos

 

Elena Vela, 4º ESO IES Juan de Lanuza

Y ahí estaba, sentada con una pierna encima de la otra, el pelo recogido con una coleta a medio hacer, quizá porque no le había dado tiempo recién acabado su trabajo. Se puso a pensar, a darle vueltas a la cabeza y recordó lo que había sido y lo que quedaba de ello. Recuerdos y más recuerdos; imágenes de ella estudiando con un futuro prometedor, con la ilusión de llevar una vida que deseaba desde pequeña.

Sólo pedía un trabajo digno, un trabajo para alimentar a su futura y alegre familia. Pero volvía el recuerdo más vivo: su madre, una mujer ejemplar, una mujer hecha y derecha, una mujer que nunca confió en ella todo lo que debería. Más palabras:
-- Mamá, me he apuntado a la facultad de Medicina.
-- Carlota, hija, por mucho que estudies, por mucho que te esfuerces, vas a acabar con un trabajo que odias, con una familia separada y arrepintiéndote de lo que no pudiste hacer en su día.

Y ahora está ahí, sentada en la única silla decente del salón de aquel miserable piso de alquiler que ni siquiera puede pagar. Recoge las cosas y se pone su minifalda de todas sus noches; cierra la puerta y se va a la esquina de siempre, con la ropa de siempre, con la gente de siempre, con la soledad de siempre, con la inseguridad de siempre. Lo que nunca pensó es que su madre acabaría teniendo razón.


 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón