La mariposa

 

Sandra López Abós (IES Andalán)

Llevaba toda la tarde estudiando. Estaba muy cansada. Me levanté y me puse a mirar por la ventana abierta. De repente, la vi, posada en el alféizar.
Era una mariposa muy bonita y pequeña. Tenía las alas de un color amarillo chillón con unos puntitos negros y una curiosa mancha blanca en forma de estrella en el centro del ala derecha. Me quedé asombrada. Me parecía haberla visto antes, pero no recordaba dónde. Estuve un tiempo observándola hasta que, de repente, caí en la cuenta.

Unas horas antes había estado estudiando Naturales y, en la sección de los seres vivos, había un pequeño recuadro que hablaba de una mariposa y el texto decía: "Esta mariposa sólo tiene dos colores, amarillo y negro. La de la fotografía es un raro ejemplar que además tiene una estrella blanca en el centro de una de sus alas..."
¡Qué suerte! Yo tenía una idéntica enfrente de mí. Al levantarme bruscamente por la ilusión, tiré el libro de Ciencias al suelo. Corriendo lo cogí y miré a ver si al caerse se había estropeado ya que al final del curso lo tenía que devolver. Entonces me dí cuenta. Miré la fotografía, pero la imagen ya no estaba. El recuadro aparecía totalmente blanco. No había nada.

Asustada miré a la ventana otra vez y, justo en ese momento, vi a dos mariposas idénticas que se marchaban volando.

Al día siguiente se lo conté a mis padres y a mis amigas. Ellos me dijeron que era imposible que fuese verdad, que me lo habría imaginado. Que el recuadro blanco era sólo un fallo del libro. Pero yo sé que es verdad lo que vi aquella tarde en mi ventana.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón