El cierzo del Ebro

 

Virginia Dueso Aznárez, El Pilar Maristas

El Ebro con su limpia ribera, con sus alegres pájaros y con sus coloridas flores hacen que Zaragoza brille de una forma especial, susurra arroyos de agua estancada y guarda las sonrisas de toda una ciudad. Cae la noche y El Pilar queda reflejado en él como si de un espejo se tratara. Gélidos vientos vienen desde el noroeste azotando por la ribera toda la ciudad. Cierzo es llamado por la gente dada su peculiaridad.
 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón