Un giro inesperado

 

Álex Arpal, 2º ESO IES Sierra de Guara

Érase una vez una abuelita que vivía en una vieja casa de madera, con grietas en las paredes y con goteras en el tejado. No le gustaba mucho la casa, y soñaba con irse a Hawai pero no tenia dinero. A pesar de todo tenía una terraza preciosa con muchas plantas y arbustos que ella misma cuidaba. También tenía un espejo junto a su planta preferida, donde se maquillaba todos los días escuchando los sonidos de la naturaleza.

Un día después de regar las plantas, estaba recogiendo la ropa limpia de la lavadora y se dirigía a tenderla en la terraza, al entrar había un pequeño charco, lo pisó y con tan mala suerte que resbaló y rompió el espejo de la azotea. Ya se sabe que romper un espejo son siete años de mala suerte, pero ella lo ignoró y siguió jugando a su gran afición: El bingo. Después de siete años la abuelita había perdido todos sus ahorros y no podía pagar la casa.

La abuelita desesperada, compró un boleto de la lotería de Navidad. Y por fin después de siete años de mala suerte, le toco el gordo. En ese mismo instante hizo las maletas y se fue a Hawai, donde aprendió bailes tradicionales y se compró una gran casa al lado de la playa donde colocó, un gran cuadro pintado por ella misma de un gran lobo albino y en ese lugar fue feliz el resto de su vida.


 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón