Mikel Giménez González: "Un árbitro es un juez que hace cumplir las reglas"

 

Este joven quintano de 16 años estudia electricidad en el IES Benjamín Jarnés de Fuentes de Ebro. Gran aficionado al fútbol desde que era pequeño, ha colgado las botas para coger el silbato y convertirse en árbitro. Se examinó el 10 de diciembre

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

--¿Cómo se te ocurrió sacarte el título oficial de árbitro?

-- Siempre me ha gustado mucho el fútbol y he jugado desde que era pequeño. Hace unos meses me metí en una página de Internet en la que salía un anuncio del título y vi en qué consistían las bases. Como aficionado, muchas veces no me gustan las actuaciones de los árbitros, por eso quería entender cómo funciona. La verdad es que es un trabajo muy difícil.

-- ¿En qué consiste el curso y el examen que hiciste la semana pasada?

-- En total son dos meses de clases, dos días a la semana, dos horas cada día. Cuando me apunté lo primero que hice son las pruebas físicas porque si sacas el examen teórico y no pasas el físico, es una pérdida de tiempo. El examen eran 30 preguntas tipo test y 10 de desarrollo. Nos dieron una hora para hacerlo pero me pareció poco, casi no me dio tiempo a terminarlo.

-- Y físicamente, ¿cómo te has entrenado para las pruebas?

-- Un mes antes empecé a correr todas las tardes una hora.

-- ¿Qué te ha costado más?

-- Lo teórico es bastante complicado, porque el reglamento tiene más de 120 páginas de reglas de juego. Hay cosas que no pasan nunca pero hay que saberlas y cuesta mucho memorizarlas.

-- ¿Qué tipo de personas se presentan a estos exámenes?

-- Somos gente joven, de 16 a 20 años, a la que le gusta el deporte y sana.

-- ¿Qué partidos podrás arbitrar si apruebas y consigues el título?

-- Empiezas pitando en categorías inferiores de fútbol base y fútbol 7, en categoría alevín, pero si ven que te manejas bien, el mismo año te envían de juez de línea a la liga nacional juvenil. Después, si apruebas, haces dos exámenes teóricos y unas pruebas físicas cada año y eso te sirve para subir de categoría. Puedes llegar a pitar en Tercera división o en Segunda B.

-- ¿Qué cualidades se necesitan para ser un buen árbitro?

-- Tienes que ser serio y observador en el campo, como si tuvieras cuatro ojos en lugar de dos. Además tienes que ser educado e imparcial. Un árbitro no deja de ser como un juez que hace que se cumplan las reglas del juego.

-- ¿Por qué se equivocan tanto?

-- Por preparación no es, porque estudian un montón. Por los colores que sienten, quiero creer que tampoco, además de que los valores que te inculcan desde el principio es que hay que ser noble y no dejarse llevar. Es una labor muy difícil.

-- ¿Hay muchas diferencias entre un árbitro y un juez de línea?

-- El árbitro es quien toma las decisiones en el campo. El juez de línea, como su propio nombre indica, es un asistente que está para indicarle al árbitro por ejemplo, alguna falta que no haya visto. Al final es el árbitro quien decide si lleva a cabo o no las actuaciones.

-- Ahora mismo existe un debate sobre el uso de cámaras y repeticiones en los partidos de fútbol para corregir "in situ" los fallos de los árbitros. ¿A ti qué te parece?

-- Este año se ha patentado el DAG, que es un sistema que van a colocar en las porterías para ver si ha sido o no gol cuando se producen los goles fantasmas. En cuanto a lo de las repeticiones, no estoy a favor porque la gente todavía se cabrearía más con el árbitro. Tiene que haber polémica, a todo el mundo le interesa, sobre todo a los periódicos y a las televisiones.

-- ¿Te gustaría dedicarte a ser árbitro de forma profesional?

-- Me gustaría pero de momento es solo un hobby, como el que juega a fútbol.


 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de La entrevista

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón