Intercambio con Francia

 

Los alumnos de 3º y 4º de la ESO del centro educativo zaragozano viajaron a la ciudad de Morláas a finales del curso pasado

Alumnos y profesores iES Jerónimo Zurita

Como en años anteriores, los alumnos del IES Jerónimo Zurita de Zaragoza realizamos un intercambio con el instituto de la ciudad francesa de Morláas. Primero, los alumnos franceses vinieron a Zaragoza para estar con nuestras familias del 20 y el 27 de marzo, y luego fuimos los españoles los que nos desplazamos a Francia del 11 al 18 de abril para convivir unos días con nuestros correspondientes.

Nada más llegar a Morláas vinieron a recogernos nuestras familias francesas y al día siguiente, asistimos a clase por la mañana, comimos en la cantinne y visitamos una fábrica de manufactura de lana del pirineo. Cuando terminó, volvimos al instituto y regresamos a casa junto a nuestras familias de acogida.

Durante el fin de semana, las familias francesas visitaron junto a sus huéspedes españoles los lugares que consideraron más característicos de la zona de Morláas y también de Pau, que se encuentra a unos 13 kilómetros. Algunas de las familias se llevaron a su correspondiente español a la playa, porque el domingo se alcanzaron los 40°C en Pau.

El lunes se repitió el sistema del viernes, pero por la tarde visitamos una granja de vacas que fabricaba queso según una receta medieval. La granja se llamaba `Les fromages de Clarmontine'. El martes estuvimos todo el día fuera y juntos, tanto los estudiantes franceses como los españoles, visitando la Groute de Medousse. Comimos en un amplio parque y luego, visitamos un museo.

El miércoles fue el día que más nos gustó a todos. Visitamos la Férie Gourmande, una fabrica de chocolate dirigida por uno de los artesanos chocolateros más reconocidos del mundo. Durante el recorrido, nos dejaron degustar uno de los productos que aparecieron en el audiovisual que se había proyectado como introducción a la visita a la fábrica. Todos compramos chocolate y comenzamos a entristecernos porque la mañana siguiente debíamos regresar de nuevo a Zaragoza.

El viaje de vuelta fue duro porque nadie quería retornar a las clases y, además, habría que recuperar el tiempo perdido y hacer un montón de deberes atrasados para ponerse al día.

Lo que más nos sorprendió a todos fue el particular fenómeno que se produjo al entrar en el túnel del Somport de la frontera. Atrás dejamos una Francia toda nublada y neblinosa y en España nos recibió un sol radiante. Desde luego, la diversión no faltó porque en Canfranc Estación, ¡había nevado! Llegamos a Zaragoza enseguida y hubo alguien que incluso soltó alguna lágrima.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón