Las afirmaciones de una mujer que sueña

 

María Ballester, 1º Bto. IES Pablo Gargallo

Cuando me miro en el espejo no veo un largo cabello pelirrojo que peino distraída ni unos ojos verdosos que cambian de tono según la luz. Tampoco veo una piel clara o unas largas pestañas. Yo no me veo así. Pero no me hagáis mucho caso, sólo son las divagaciones de una adolescente.

Cuando me miro en el espejo veo montes, relámpagos y lluvia. Veo enredaderas, escarcha y cien tipos distintos de caramelos. Si observo el tiempo suficiente, puedo ver el mar cantándole canciones de amor a la playa, puedo ver las luces de las bengalas de Año Nuevo y las ninfas bailando en la hoguera de San Juan.

Alzo la vista y cada recuerdo, por sutil que sea, soy yo. El rumor del agua de una fuente escondida, las despedidas, las renuncias, los versos y cada uno de los abrazos que he dado.

Yo soy deseos, yo soy pasiones, soy cada una de las hojas de un roble y casi todas las notas del pentagrama. Soy la pequeña chispa que enciende la esperanza, el tubo de color que siempre falta en la paleta, soy la última canción del baile de fin de curso.

Ahora debéis hacerme caso, pues son las afirmaciones de una mujer que sueña.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón