Las bicicletas no son solo para el verano

 

Rápidas, cómodas, sostenibles y fáciles de conducir, este medio de transporte no deja de ganar adeptos, sobre todo entre los más jóvenes que las utilizan para ir a clase, hacer deporte y divertirse

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Los atascos y los malos humos tienen los días contados en las ciudades porque el uso de la bicicleta no deja de aumentar. Cada vez más personas utilizan este medio de transporte para desplazarse de un lugar a otro o simplemente para hacer deporte y mantenerse en forma. Baratas, ecológicas y fáciles de conducir, las bicicletas no dejan de ganar adeptos, sobre todo entre los más jóvenes, que ven en ellas una forma sana y divertida de llegar antes a cualquier parte.

Desde el Colectivo Pedalea, una agrupación zaragozana abierta a todos los aficionados a la bici que se dedica a fomentar el uso de las dos ruedas y a reivindicar mejoras para los usuarios, aseguran que la bicicleta es un medio ideal para realizar desplazamientos cortos en la ciudad. "Está demostrado que puerta a puerta en desplazamientos cortos de menos de 5 kilómetros es el medio de transporte más rápido".

La apertura de nuevos carriles bici ha contribuido a que moverse en bicicleta sea cada vez más cómodo. "Desde el año 2003 se han construido en Zaragoza 110 kilómetros de carriles específicos para bicicletas, y lo mismo ha sucedido en otras ciudades aragonesas como Huesca o Graus", explican miembros del colectivo. En la capital aragonesa, los carriles bici se distinguen normalmente del resto de la calzada por el color verde del pavimento. Se encuentran separados del resto del tráfico rodado y cuentan con señales de circulación solo para los ciclistas y semáforos para respetar el turno en cruces y pasos de peatones.

Según el Colectivo Pedalea, la mejora de las normas de seguridad en los últimos años es otro de los motivos por los que cada vez más personas se animan a moverse por las ciudades a golpe de pedal. "Un ejemplo sería la puesta en marcha de las calles 30 --vías en las que la velocidad de los vehículos está limitada a 30 kilómetros por hora-- en las que Zaragoza ha sido una ciudad pionera, y que facilitan mucho que la bici se use como medio de transporte, ya que hace que la calle sea más amable y no haya tanta sensación de peligro para los ciclistas", explican.

Otra de las ventajas de las bicicletas como alternativa al coche o las motocicletas es su sencillez y lo baratas que resultan. "Todo el mundo puede conseguir una bici por un precio acorde a su nivel. Es un transporte que se puede utilizar desde los 3 a los 100 años y del que puedes hacer tu mismo el mantenimiento y las reparaciones que necesites", explican desde el colectivo zaragozano. Para conducir una bicicleta no necesitas ningún carné, lo cual facilita mucho las cosas si eres menor de 18 años. Aunque eso sí, "en ciudades grandes hace falta tener cierta habilidad y conocimiento de las normativas porque hay cruces complicados y otros medios de transporte como autobuses o tranvías".

El respeto de las normas de circulación permite a peatones, ciclistas y conductores convivir pacíficamente y evitar accidentes. Conducir el vehículo que sea requiere mucha atención y una cierta habilidad que se adquiere con la práctica. "Lo primero de lo que hay que se consciente es de que la bici en la calzada es el eslabón más débil, por eso tienes que ir con muchos más ojos que una persona que va en coche. Una vez que tienes en cuenta esto, hay que cumplir las normas habituales de la calle, como parar ante un semáforo en rojo o respetar el turno en los cruces".

Siempre que haya un carril bici hacia el destino, y que éste sea seguro, se deberá circular por él. Se recomienda respetar las aceras ya que "si las bicis son los más débiles en la calzada no hagamos que otros más débiles, los peatones en este caso, se sientan mal en su espacio de circulación", dicen desde el colectivo. "Si en algunos puntos no existe carril bici y la calzada no es segura, lo más recomendable es buscar itinerarios alternativos que sean más seguros y, siempre que sea posible, reclamar la construcción de la infraestructura necesaria en los lugares considerados más peligrosos".

Luces para dejarte ver

En cuanto al equipamiento necesario, Pedalea recuerda que es obligatorio el uso de reflectantes o luces en condiciones de baja visibilidad, como días de niebla o lluvia intensa, y de noche. "Además de ser obligatorio, son medidas de seguridad muy recomendables porque si eres visible es más difícil tener un accidente". El uso del casco es obligatorio solamente fuera de la ciudad, en las denominadas vías interurbanas. Por estas hay que circular siempre a la derecha, mientras que en ciudad las bicis que circulan por la calzada tienen que hacerlo centradas en el carril. "Aumenta mucho la visibilidad y como la diferencia de velocidad entre coche y bici es muy baja, mejora la seguridad".

Respetar los límites de velocidad establecidos para todos los vehículos, descender de la bici si atravesamos una zona peatonal abarrotada de gente y candar la bici para evitar robos, son otros de los consejos que los usuarios más experimentados dan a quienes se suben por primera vez sobre las dos ruedas.

No hace falta que sea verano y que haga buen tiempo para disfrutar de un paseo en bicicleta. Esta ha dejado de ser un mero entretenimiento y se ha convertido en un vehículo ampliamente utilizado. La bicicleta vuelve a estar de moda y ha venido para quedarse. Puedes llevar equipaje, la compra, pasar de conductor a peatón en un segundo y hacer paradas sin problemas de aparcamiento. ¿Quién da más por menos?

Visita:
www.pedalea.org
www.bizizaragoza.com

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón