Todos a coro

 

Cerca de 1900 estudiantes de primaria unen sus voces este curso en el programa Cantania del Gobierno de Aragón, que tiene por objetivo acercar la música y el canto a los más jóvenes

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

La voz es nuestro instrumento natural y cantar, ya sea en la ducha, en un karaoke o ante el público de un gran auditorio, produce grandes satisfacciones. Aprender a cantar ofrece también la oportunidad de aprender otras cosas; nos ayuda a expresarnos mejor, a relacionarnos y como no, a perder la vergüenza, al mismo tiempo que nos enriquece culturalmente.

Enseñar a los niños a familiarizarse con la música y a trabajar su expresión a través de la voz es el objetivo de Cantania, un programa educativo del Departamento de Educación del Gobierno de Aragón que se puso en marcha el curso pasado. Este curso, 1.900 escolares aragoneses (700 más que en la edición anterior) de 36 centros educativos participan en esta actividad, dirigida a estudiantes de cuarto, quinto y sexto de Primaria de toda la comunidad autónoma.

Margarita Celma, coordinadora de Cantania, explica que este "tiene como finalidad que los niños unan sus voces en un gran concierto de una hora de duración en el que estarán acompañados por una orquesta y actores profesionales". Los niños, en tres grupos de unos 600 alumnos, interpretarán una cantata, "una forma musical de hace muchos años que se popularizó en el Barroco y que ahora se hace más actual con música contemporánea y para los niños", apunta Celma.

La de este año lleva por título Rambla libertad. Albert Carbonell es el compositor y Marc Rosich, el escritor. "La cantata cuenta la historia de un pueblo al lado de un río que está de fiesta y los vecinos tienen que preparar varias cosas, entre ellas una paella. Pero también se habla mucho de valores como la convivencia, la paz, la infancia y los Derechos Humanos", cuenta la coordinadora. La Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza acogerá los tres actuaciones de esta edición, los días 30 (18.30 horas) y 31 de mayo (12 y 18.30 horas).

¡Música, maestro!

Pero los conciertos son solo el broche final a meses de preparación y aprendizaje en el aula. La importancia del programa Cantania reside en cómo se trabaja la cantata. Los alumnos preparan el repertorio dentro de la asignatura de música, en horario lectivo, y con participación de todos los miembros de la clase. Para ello, los profesores reciben anteriormente tres sesiones de formación sobre recursos vocales, dirección de oros y movimientos escénicos. Y es que "además de aprender los textos, la música y la entonación, son importantes los gestos y los recursos plásticos de los artistas", recuerda Celma, que aconseja a los maestros "no dejarlo para el final y trabajarlo todos los días, aunque sea un rato, con el curso que se haya elegido".

De esta forma, gracias a Cantania, los estudiantes conocen una modalidad musical con la que habitualmente no tienen contacto y tienen la oportunidad de cantar en un gran escenario. Además, Cantania consigue despertar el interés de los alumnos por esta formación musical. "A los jóvenes les gusta y les motiva más esta forma de trabajar la música en el aula. Se trata de un programa de música contemporánea en el que van a aprender a cantar e incluso a hacer beatbox, una forma de percusión vocal, y también van a trabajar otras facetas, como la plástica, ya que tienen que elaborar unas máscaras", explica Margarita Celma.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón