Blancanieves y los siete magníficos

 

Rubén Alejandre Benito, La Salle Montemolín

Había en Zaragoza un famoso grupo de música llamado Los magníficos. Estaba formado por dos chicas, Blancanieves y Mariana, que eran las cantantes, y por siete chicos: Lupito, el batería, Lolo, el sintetizador, Axel y Espón, los guitarras, Austín, el responsable de luces, Tenod, el teclado y Ramón, el saxo.

Blancanieves se quedó huérfana a los cinco años, por eso los chicos la protegían como una hermana pequeña. Esta era muy amiga de Mariana desde pequeña; las dos eran muy guapas, pero Blancanieves tenía algo especial: un pelo negro como el azabache, unos ojos como platos llenos de ternura y una piel blanca como la porcelana.

Mariana, conforme pasaba el tiempo, se obsesionaba con su físico, se operó de la nariz, del mentón y de los pómulos. Nunca quedaba satisfecha de las operaciones; se operó tantas veces que acabó enamorándose de su cirujano.

Mariana cada vez tenía más envidia de Blancanieves; los chicos se daban cuenta, pero no decían nada ya que temían los ataques de ira de la chica envidiosa.

Un día, la chica invitó al cirujano a uno de sus conciertos. Al finalizar este, el hombre fue a felicitar a todos los miembros del grupo. Se fijó en Blancanieves; Mariana se dio cuenta y se puso furiosa.

La envidia de Mariana creció; empezó a lanzarle comentarios ofensivos y dañinos; los chicos seguían sin decir nada, pero no se separaban de Blancanieves para protegerla.

Lupito desde pequeño había estado enamorado de Mariana; esta aprovechó esa ventaja y le mandó comprar un bote de somníferos. Lupito se acercó hasta la farmacia más próxima, los compró y se los dio a la chica, pero el pobre no sabía que ese producto mezclado con la Coca-Cola podía ser mortal. El siguiente concierto fue un éxito y como de costumbre fueron a tomar algo. Blancanieves se pidió una Coca-Cola, ya que era su bebida favorita. Mariana le echó el somnífero. Blancanieves dio un sorbo y se empezó a marear, pero pensaba que sería por el cansancio; al poco rato se desmayó. Mariana llena de rencor dijo: --Aquí tenéis a vuestra estrella.

Lupito se dio cuenta de todo lo que había ocurrido y llamó al cirujano que se llamaba Jorge, ya que era el único médico al que conocía. El chico le contó lo ocurrido y este encontró el antídoto a tiempo y la cuidó hasta que se recuperó del todo. Esto hizo que se enamorara de él. ¡Era su príncipe!

Blancanieves y Jorge se casaron y Mariana fue a la cárcel por intento de homicidio. El grupo siguió tocando, pero con otro nombre: Blancanieves y los siete magníficos.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón