Calle, lluvia, abrigo

 

los niños con autismo tienen dificultad para relacionarse y aprender de forma diferente

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Cuando se dice que una persona padece autismo, lo habitual es que se asocie con alguien que vive en su mundo, del que no quiere o no sabe salir. Pero la complejidad de los trastornos del espectro autista (TEA) es difícil de imaginar. Cada 2 de abril se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, que sirve para entender mejor esta enfermedad y mejorar las condiciones de vida de los niños y adultos que la padecen.

Rafael Lizandra es asesor técnico del Departamento de Educación del Gobierno de Aragón sobre atención a necesidades educativas especiales de los alumnos. Según explica, el autismo es un trastorno del desarrollo que afecta sobre todo a las habilidades comunicativas y sociales de quien lo sufre. Afecta la forma que la persona tiene de interpretar todo su entorno, lo que ve, oye y toca, dificulta su comprensión, el uso del lenguaje, las relaciones sociales, la imaginación y el juego.

"Como el desarrollo de las personas se basa en las relaciones sociales, si se parte de una dificultad en este ámbito el desarrollo se ve seriamente afectado", comenta Lizandra, que añade que "los niños con autismo tienen dificultades para anticipar los sucesos que van a ocurrir, para adaptarse a situaciones nuevas y para procesar situaciones poco organizadas como son las situaciones sociales".

Uno de los rasgos más importantes del autismo es la dificultad para la interacción social, de ahí que se diga de una persona autista que vive en su mundo. No obstante, cuando hablamos de trastornos del espectro autista, empleamos un término general para hablar de personas muy diferentes. "No hay dos casos iguales", afirma Lizandra. Algunas personas autistas tienen además una discapacidad mental, y otras, en cambio, son muy inteligentes y llegan a ir a la Universidad.

La educación, clave en su integración

Según Rafael Lizandra, la educación es clave para que las personas con autismo puedan desarrollar al máximo todas sus capacidades. "Por norma general, estos niños necesitan entornos y ambientes muy estructurados y muy predecibles. Un entorno en el que es fácil predecir las tareas, con pocas novedades y pocos cambios, facilita su adaptación, su aprendizaje y su desarrollo".

Actualmente, se calcula que uno de cada 150 niños presenta un trastorno del espectro autista. En Aragón hay alrededor de 700 jóvenes de entre 0 y 18 años con esta afección. El 80% asiste a clase en colegios ordinarios, y de estos, el 20% lo hacen en un centro de atención preferente. "La comunidad cuenta con 13 centros de atención preferente TEA en los que estudian un centenar de niños con autismo. Estos centros se ubican dentro de colegios ordinarios, lo que les facilita mucho la posibilidad de participar en entornos lo más normales posibles, aunque evidentemente estos centros tienen que cambiar algunas cosas para dar la respuesta más adecuada", dice el asesor técnico de la DGA.

El Departamento de Educación del Gobierno de Aragón ha puesto en marcha una serie de medidas para mejorar la atención educativa de estos niños. Desde este curso, los colegios con un centro de atención preferente cuentan con una normativa concreta que se adapta a sus particularidades y les dota de más profesores especializados. Hasta ahora los centros TEA iban dirigidos a alumnos de Primaria (de 6 a 12 años). A partir de este curso, la atención especializada se amplía de los 3 a los 16 años. Además la normativa deja claros los criterios a tener en cuenta por los equipos de orientación para la educación y evaluación adecuada de estos casos.

Los centros de atención preferente TEA van dirigidos a alumnos que no requieren la atención de un centro de educación especial. En ellos los niños reciben una atención combinada: aprenden en el aula junto al resto de compañeros de su edad y durante unas horas reciben atención especializada en grupos en una aula específica. Para Rafael Lizandra, esta convivencia de un niño con autismo y uno con un desarrollo normal enriquece a ambos. "Por un lado, los centros ordinarios suponen un nivel de exigencia mayor para que los niños con autismo se adapten a situaciones novedosas, y por otro, es una experiencia extraordinaria ver como los niños aceptan y admiten con mucha naturalidad que hay un compañero que es un poco diferente en su formar de actuar y reaccionar".

'Calle, lluvia, abrigo'. Esta secuencia de conceptos para muchos lógica es para las personas con autismo difícil de aprender de forma natural. Durante los últimos años se ha avanzado mucho en el conocimiento de los trastornos del espectro autista y, gracias a ello, hoy sabemos que una educación continuada ayuda a estas personas a desenvolverse mejor en la sociedad. ¿Conoces a alguna persona con autismo? ¿Tienes algún amigo o familiar con este trastorno? Cuenta tu experiencia e investiga para saber más.

Visita:
www.autismoaragon.com
www.catedu.es/arasaac
www.un.org/es/events/autismday

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón