Ramona / Rodolfo

 

Pilar Velasco Fogued (Colegio La Anunciata)

--¡Hola! Me llamo Ramona y soy la escalera de color morrón dorado de un edificio. Ya tengo unos añitos, pero aún me faltan muchos para dejar de trabajar. Me encanta mi trabajo, veo a gente pasar, subir, bajar... Me entero de sus problemas, cotilleos, etc.
Todo era maravilloso hasta que llegó él, Rodolfo, un ascensor de la marca Schilder, que me quita prácticamente todo el trabajo. Pero eso no es todo. Y es que yo, en vez de estar enfadad con él por robarme el puesto, voy y me enamoro de él. ¡Seré tonta! Pero... ¡Ay! No lo puedo resistir, con su gran amplitud, sus espejitos, sus botones dorados... ¡Es guapísimo!
Lo conocí el día que lo instalaron. Yo, toda curiosa, estaba miranbo a ver qué pasaba y, una vez instalado, no nos dijimos nada. Pero él se me quedó mirando... Por eso sé que yo para él no soy indiferente.
Lo malo es que cada vez que me habla me quedo trabada y empiezo a tartamudear y a sudar como si fuera una adolescente, loquita de amor y despistada. Pero hoy me he decidido y voy a hablar con él, pase lo que pase.

Rodolfo, el ascensor

--¡Hola! Soy Rodolfo, un ascensor y tengo un problema. Estoy enamorado de la escalera Ramona...

Ese día, Rodolfo y Ramona coincidieron. Ramona comenzó la conversación:

--Hola, Rodolfo.
--Hola, Ramona. ¡Anda! Creí que no sabrías mi nombre...
--¡Como para no verlo! Lo llevas en el botón de ahí.
--¡Ah, si no me había fijado..!
--Oye, con tanto subir y bajar ¿no te mareas?
--No, que va...
--Bueno, es normal. Eres tan joven, reluciente, deportivo...
--Y tú tan dulce y guapa...
--¿Te apetece quedar esta noche?
--Me encantaría. Te espero en el piso 14, en el ático, y así podremos ver las estrellas juntos.
--Vale, pues hasta esta noche.
--Hasta luego...

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón