Solos al cole

 

ocho centros educativos de Zaragoza participan este curso en el proyecto caminos escolares, que permiten a niños y niñas desplazarse desde sus casas a sus centros de estudio

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Que los niños puedan ir solos al colegio y que las ciudades sean más seguras y sostenibles son los dos principales objetivos del proyecto Caminos Escolares, impulsado por los servicios de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza. La iniciativa se puso en marcha en junio pasado en los Colegios La Jota y Sainz de Varanda de Torrero y funciona este curso en ocho centros educativos de la capital aragonesa.

"Estos itinerarios estudiados y señalizados permiten a los niños y las niñas desplazarse de manera autónoma desde sus casas hasta sus centros de estudio, lo que les ayuda a relacionarse con su entorno, adquirir una mayor confianza en sí mismos e incrementar su actividad física", explica Teresa Artigas, del Área de Medio Ambiente del consistorio zaragozano.

En los últimos años, estas rutas pueden verse en muchas ciudades europeas y también en ciudades españolas como Madrid, Barcelona, Segovia o San Sebastián, que se han convertido en urbes más amables para los peatones en general y los escolares en particular. En Aragón, además de en Zaragoza, existen caminos escolares en lugares como Huesca o La Puebla de Alfindén.

Según la técnica municipal, la puesta en marcha de un camino escolar es similar en todos los centros. La idea es trabajar con los diferentes sectores implicados: niños y niñas, familias, equipo directivo y profesorado de los centros, así como con vecinos y comerciantes. "El proceso comienza con sesiones informativos en los centros y conlleva la realización de una encuesta que permite, entre otras cosas, saber cómo se desplaza el alumnado y los motivos por los que escoge ese medio de transporte, los trayectos que siguen los escolares e identificar los puntos más conflictivos del recorrido", añade.

De esta manera, se puede determinar los principales itinerarios que utilizan los estudiantes y convertirlos en caminos escolares. Además, se llevan a cabo en paralelo otras actividades para fomentar la participación infantil en el proyecto, el cuidado del patrimonio urbano y el respeto a las normas de seguridad vial.

"Hasta ahora las rutas funcionan con el acompañamiento adulto, con idea de que poco a poco se vayan retirando y vayan los niños solos o lo más solos posibles", explica Teresa Artigas. El miércoles de la semana pasada, en el Sainz de Varanda, los niños y niñas realizaron el camino escolar solos por primera vez y así lo harán todos los miércoles hasta que finalice el curso.

Además, señala la portavoz de Medio Ambiente, "en los dos coles que se pusieron en marcha las rutas el curso pasado, se han hecho intervenciones en la calle con el objetivo de que las rutas y el espacio físico de la ciudad sean más seguros para niños y niñas y para todos los ciudadanos, además de tener en esos dos barrios los primeros comercios amigos del camino escolar, que supervisan la buena marcha de los alumnos".

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón