Cambio en la Corona

 

El rey Juan Calos I abdica y cede el trono a su hijo que reinará como Felipe VI a partir del próximo 19 de junio

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Juan Carlos I ha sido Rey de España durante 39 años, uno de los reinados más largos de la historia de nuestro país, desde que fue proclamado el 22 de noviembre de 1975. El anuncio de su abdicación, el lunes de la semana pasada, ha puesto en marcha un proceso inédito en la democracia española, el de la renuncia al trono de un monarca y la sucesión de su heredero. Tras el anuncio del Rey de su voluntad de abdicar al Presidente del Gobierno, se han iniciado una serie de trámites que finalizarán con la proclamación del nuevo monarca Felipe VI el día 19 de junio.

Aunque se trata de un hecho inédito y no es habitual en nuestro país que un monarca abandone el trono, la Constitución española de 1978 contempla la posibilidad de que un rey abdique en su sucesor. En su artículo 57.5, la carta magna establece que "las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica". De ahí que después de que el rey anunciase su voluntad de abdicar, se celebrase una reunión extraordinaria de los ministros del Gobierno y el presidente Mariano Rajoy para tramitar dicha renuncia.

"Esta ley orgánica es una ley muy breve, una ley de las llamadas de artículo único, que lo que dice es que el Rey Juan Carlos I abdica la Corona de España y que la abdicación se hará efectiva en el momento de entrada en vigor de la ley. Es decir, el Rey todavía no ha abdicado, lo que ha manifestado es su voluntad de abdicar, y por eso se ha puesto en marcha todo este proceso", explica Enrique Cebrián, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Zaragoza.

El proceso sigue esta semana con la llegada de la ley orgánica al Congreso de los Diputados, donde mañana se procederá a su debate y votación. La aprobación en el Congreso, según Cebrián, "va a ser un proceso muy rápido, en primer lugar porque es una ley muy sencilla que solo tiene un artículo, y en segundo lugar, porque se va a hacer una tramitación del proyecto de ley de una forma que se llama de lectura única. Esto quiere decir que va a haber unos ritmos y unos plazos más rápidos que en otra tramitación de proyectos de ley mucho más extensos, que requieren mayor debate y mayor discusión".

El procedimiento de lectura única consiste en un debate en el que todos los grupos parlamentarios manifiestan su opinión y finalmente votan. Al tratarse de una ley orgánica, tiene que ser aprobada por la mayoría absoluta del Congreso, como seguramente sucederá, ya que en torno a un 90% de las Cortes Generales ha expresado su conformidad para que la ley continúe su camino hacia el Senado, donde se repetirá el proceso.

Una vez aprobada en el Congreso y en el Senado, la ley se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el diario oficial del Estado español en el que se publican determinadas leyes, disposiciones y normas obligatorias. "Cuando se publique en el BOE la ley orgánica entrará en vigor y es cuando se producirá jurídicamente la abdicación del rey", apunta el profesor universitario.

La proclamación del heredero

Con el Rey diciendo adiós a la corona, llegará el momento de que su hijo Felipe herede el cargo de monarca. Lo hará en un acto que tendrá lugar la semana que viene en el Congreso de los Diputados según establece el artículo 61 de la Constitución: "El Rey, al ser proclamado ante las Cortes Generales, prestará juramento de desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y respetar los derechos de los ciudadanos y de las comunidades autónomas".

Se trata, según el profesor de Derecho Constitucional, de una "acto formal" pero "necesario" para que el Príncipe Felipe se convierta en nuevo monarca español con el nombre de Felipe VI. De esta manera, la Princesa Letizia será la nueva la Reina de España, y la infanta Leonor se convertirá en Princesa de Asturias y pasará a ser la siguiente en la línea de sucesión a la corona.

En el momento de su proclamación, Felipe asumirá las funciones del Jefe de Estado que figuran en el artículo 62 de la Constitución: sancionar y promulgar leyes, convocar y disolver las Cortes Generales, convocar los referéndum en los casos previstos en la Constitución y proponer al Presidente del Gobierno. "Son las mismas funciones que hasta ahora asumía Juan Carlos I --dice Cebrián--, ya que la institución de la Corona tal y como está regulada en España, aunque cambie de titular, tiene funciones que carecen de decisión de tipo político. Como sucede en la mayoría de las monarquías parlamentarias, los monarcas son una figura simbólica, y sus actos están sujetos al refrendo del Presidente del Gobierno, no son funciones en las que haya una decisión del Rey como ocurría en otras monarquías de épocas pasadas".

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón