Consolidar nuestra identidad como aragoneses

 

Domingo Buesa Conde, comisario de la exposición Pasión por Aragón

La sensación que descubrimos en las personas que acaban de visitar la exposición Pasión por Aragón es de satisfacción por ser aragoneses, por sentirse partícipes de un proyecto común que puso en marcha un grupo de ilustrados, hace más de dos siglos, que tuvieron claro que el futuro se conquista sólo desde la educación. Esa idea de identificarnos con el territorio en que vivimos debería seguir marcando, como de hecho ya hacen magníficamente la mayoría de nuestros profesores, el acercamiento al conocimiento, bien sea para recibir la experiencia del pasado como para abrirnos a nuevas propuestas de desarrollo.

Por tanto, es bueno que desde Educación Infantil hasta Bachillerato se intente lograr que nuestros alumnos y alumnas tengan clara su condición de aragoneses, sin olvidar que este sentimiento siempre ha sido profundamente universal, desde Fernando el Católico hasta Goya o Buñuel. Sería bueno que en el aula de Infantil hiciéramos que cada alumno/a lleve orgullosamente un carnet de aragonés que nos inventemos y que, junto al lema Yo soy de Aragón, muestre su propio nombre.

Si en este primer nivel los profesores de infantil nos indican la acertada conveniencia de trabajar simplemente con esa afirmación, en el recorrido de Primaria- podemos dar un paso más y convertir a los alumnos en portavoces de las maravillas de Aragón. Si cada uno se prepara --para explicar a sus compañeros-- una razón por la que Aragón merezca ser visitado o recordado, al final conseguiremos componer un mosaico en el que ellos mismos habrán definido las claves para sentirse orgullosos de ser aragoneses.

En Secundaria es el tiempo de construir un recorrido por los valores aragoneses desde una propuesta visual en la que todos utilizarán las nuevas tecnologías, mostrando imágenes de nuestro patrimonio natural o monumental, de nuestra rica cultura popular o de nuestros más notables personajes. Si este trabajo lo preparamos para compartirlo entre clases y niveles, estaremos consolidando la dimensión comunitaria de sentirse aragoneses, a cuyos principales referentes podemos dedicar el trabajo que acompañará la visita de los alumnos de Bachillerato a la exposición. A ellos reservaremos el descubrimiento de un personaje ciertamente universal de nuestra tierra: el conde de Aranda, un aragonés que jugó un papel determinante en la historia del siglo XVIII.


 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Artículos publicados

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón