Salir volando

 

Laura Soria, IES Ítaca

Martes, ocho de la mañana. Madrid amaneciendo, las gentes caminando, dirección al trabajo, al colegio o qué sé yo. Avanzo. Con la música a tope, no vaya a ser que se cuele un sonido de realidad y me amargue el paseo.

Podríamos hacer lo que nos diera la gana, somos libres; sin embargo, aquí estamos todos, siguiendo leyes, en la misma ciudad de siempre, buscando una estabilidad para el día a día y para un buen futuro.

Pero, ¿qué pasaría si cogiera el coche y me fuera adonde me dictara el corazón?, sin pensar el que será de mí mañana, sólo el presente. Quizá así todo fuera un poco más bonito, un poco más fácil. En lugar de eso únicamente nos limitamos a seguir la rutina, porque es lo cómodo, lo seguro.

Y así sin darme cuenta llego a mi destino, la cafetería, y entonces recapacito sobre mis pensamientos anteriores; pero entro, me pongo el delantal y comienzo a servir las mesas como de costumbre, supongo que todos pensamos en lo más seguro, supongo que, aunque en el fondo nos apetezca salir volando, nos limitamos a quedarnos.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón