¿Truco o trato?

 

Aunque importada de Estados Unidos, la festividad de Halloween proviene de la cultura celta y se remonta a hace más de 2.500 años

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Con la llegada del mes de noviembre nos preparamos para celebrar una de las festividades más curiosas de nuestro calendario, la que tiene como protagonistas a las personas que han fallecido. Esta festividad, que se celebra en muchos países con distintas tradiciones, se conoce en España como el día de Todos los Santos y tiene un carácter religioso, de recogimiento y homenaje a los muertos.

Cada 1 de noviembre las familias visitan los cementerios para depositar flores en las tumbas de sus seres queridos y rezar para que sus almas encuentren consuelo en la otra vida. Otra costumbre típica de esta fecha son los Huesos de Santo, un dulce elaborado con pasta de almendra (mazapán).

Sin embargo, desde hace algunos años, la tradicional ceremonia religiosa de homenaje a los difuntos ha cedido terreno a otras costumbres procedentes de los países anglosajones, más llamativas y con un tono más alegre. En la entrada del mes de noviembre, en los países de cultura anglosajona o herencia celta, se celebra Halloween, con toda una escenografía que antes recordaba a los muertos, luego con la llegada del cristianismo a las almas del purgatorio y que ahora se han convertido en una ensalada en la que no faltan creencias en brujas, fantasmas y monstruos de todos los estilos.

Aunque importada de los Estados Unidos, esta fiesta procede de la cultura celta y tiene lugar la noche del 31 de octubre. Y es precisamente de ahí de donde toma su nombre: All Allows Eve (Víspera de Todos los Santos).

Para celebrar el fin de la cosecha

La celebración de Halloween se remonta a hace más de 2.500 años, cuando el año celta terminaba al final del verano, el día 31 de nuestro calendario (lo que se conocía como Samhain). Este día se suponía que los espíritus podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para resucitar, pedirles alimentos o maldecirlos. Les hacían víctimas de conjuros si no accedían a sus peticiones: truco o trato, que es la traducción de Trick or treat. Para evitarlo, los poblados celtas ensuciabas sus casas y las "decoraban" con huesos, calaveras y demás cosas desagradables, de forma que los muertos pasaran de largo asustados. De ahí viene la tradición de decorar con motivos siniestros las casas y también los disfraces.

Cuando los pueblos celtas se cristianizaron, no todos renunciaron a las costumbres paganas. Es decir, la conversión no fue completa. La coincidencia de la fiesta pagana del día 31 de octubre con la fiesta cristiana de Todos los Santos y la de los difuntos, que se celebra al día siguiente, hizo que se mezclaran. Aunque en vez de recordar los buenos ejemplos de los santos y orar por los antepasados, se llenaban de miedo ante las antiguas supersticiones sobre la muerte y los difuntos.

La fiesta fue exportada a los Estados Unidos por emigrantes irlandeses en el siglo XIX. Sin embargo no comenzó a celebrarse masivamente hasta 1921 cuando se celebro el primer desfile de Halloween en Minessota. A partir de ahí se le añadieron diversos elementos paganos tomados de los diferentes grupos de inmigrantes estadounidense hasta llegar a incluir la creencia en brujas, fantasmas, duendes, drácula y monstruos. Y desde ahí se ha propagado por todo el mundo.

Influencia del cine y la publicidad

Ya sea nuestra tradicional festividad de Todos los Santos o el anglosajón Halloween, ambas festividades tienen un denominador común que no es otro que la unión o extrema cercanía del mundo de los vivos y el reino de los muertos. En Europa son muchas las ciudades en las que los jóvenes han decidido importar el modo con el que Estados Unidos concibe Halloween, celebrando esta noche con fiestas y disfraces. Aunque en algunos lugares, como Inglaterra, la fiesta pagana original ha arraigado de nuevo.

Lo que parece claro es que diversas tradiciones se unen, se mezclan y se influyen mutuamente en este comienzo de noviembre en las culturas de los países occidentales. En Asia y Africa, el culto a los antepasados y a los muertos tiene fuertes raíces pero no está tan ligado a una fecha concreta como en nuestra cultura.

El hecho de que la fiesta de Halloween haya llegado hasta nuestros días de debe, en cierto medida, al enorme despliegue comercial y de publicidad del cine estadounidense. La imagen de niños norteamericanos correteando por las oscuras calles disfrazados de duendes, fantasmas y demonios, pidiendo dulces y golosinas a los habitantes de un oscuro y tranquilo barrio, ha quedado grabada en la mente de muchas personas.

Si eres un amante de esta fiesta tienes que saber dónde se empezó a celebrar, si está relacionado con alguna festividad religiosa y los sitios en los que se celebra. Te animamos a investigar esta mística celebración.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón