Los niños: la esperanza de los ilustrados

 

Magdalena Lasala (Obra Social Ibercaja)

El término Ilustración nace del objetivo que albergan los pensadores y adelantados del final del siglo XVII, que es "iluminar" su época, en contraste y reaccionando contra un contexto que viven como un "tiempo oscuro". Los instrumentos que ponen en marcha a lo largo del siglo XVIII para esa iluminación, son las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País, que pretenden alfabetizar y educar a la población como principio básico del desarrollo económico y social por el que luchan. Entre ellas, la Aragonesa se destacó especialmente por la atención que prestaría a la infancia, considerando que el futuro mejor que soñaba para Aragón empezaba amando y educando a los niños.

En un momento social de intensa crisis económica, con una población empobrecida hasta el punto de que muchos niños eran abandonados en las calles pasto de animales o la muerte por hambre, y otros muchos eran explotados ya a los seis años como mano de obra barata para las nuevas fábricas, lo normal era que las clases pobres no recibieran educación y que las familias no entendieran de importancia o interés que los niños fueran a la escuela. La Económica Aragonesa considera como principal el cuidado de la infancia en dos aspectos primordiales: la buena alimentación y la educación. Así, conseguirá escolarizar a muchos niños salvándoles además de morir de hambre.

La Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País abrió, con la colaboración de los escolapios, ocho Escuelas de Primeras Letras gratuitas en los barrios de Zaragoza, empezando por la de Peñaflor en 1784, donde se lograba que los niños y niñas -puesto que se decidió que fueran mixtas- acudieran a aprender a leer y escribir a cambio de darles la comida, pues además de esa forma, sus padres no ponían impedimentos. Igualmente, en 1803 fundó Comedores para pobres donde además de recibir enseñanza, los niños eran tratados de enfermedades como la rabia y la viruela, y eran guiados en una preparación que les ayudase a sobrevivir con un oficio. Pensando en los adolescentes que estaban en edad de trabajar, pusieron en marcha Escuelas Artesanales donde se enseñaban oficios (como nuestra Formación Profesional de hoy), y fomentaban el espíritu emprendedor concediendo premios en metálico para que pudieran establecer sus propios negocios.

La Económica defendió el derecho de la infancia a la dignidad, la educación y la sanidad e higiene, como algo fundamental para crear desarrollo y cambiar radicalmente los males de la sociedad en que vivían. Acabar con la ignorancia significaba para ellos acabar con la miseria y la corrupción pública, una tarea para la que trabajaron con ahínco. ¿Qué cree un escolar de hoy que es la pobreza? ¿Tienen relación la pobreza y la educación? ¿Para qué es importante hoy la educación? Los escolares de Primaria contarán por escrito qué piensan que es la Educación y para qué sirve. Los de Secundaria investigarán sobre el ilustrado Melchor de Jovellanos (1744-1811), que dijo que "la educación es la fuente de la prosperidad", y construirán un discurso como si fueran él, justificando su afirmación. Los de Bachillerato y Ciclos Formativos jugarán a fundar una institución para la educación de niños sin recursos, sus órganos de dirección, sus estatutos, profesores, materias y objetivos, dónde la crearían, y cómo la explicarían.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Artículos publicados

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón