Avempace solidario

 

Los estudiantes del centro recaudan fondos en una jornada de actividades para el proyecto vecinal desayunos solidarios

Pilar Gómez y Almudena Alcubierre, 2º Bachillerato

Como viene siendo tradición, el pasado 18 de diciembre se celebró en el IES Avempace el llamado Avempace solidario, en el que todos los alumnos y profesores de este centro, así como padres, personal no docente, vecinos del barrio y alumnos de la escuela colindante CEIP Zalfonada, llevamos a cabo ciertas actividades cuya finalidad es recaudar dinero para diferentes asociaciones y proyectos solidarios.

Este año, todo el dinero recaudado ha sido destinado al proyecto Desayunos Solidarios, de la Asociación de Vecinos Picarral- Salvador Allende. Esta iniciativa, creada e impulsada por los propios vecinos del Picarral, tiene como objetivo proporcionar comida a los niños de las familias más necesitadas del barrio.

Desde las 10.20 hasta las 12.05, se paralizaron las clases y todos nos pusimos manos a la obra en nuestras diferentes tareas: unos vendían, muchos compraban, otros organizaban las actividades, todos con el objetivo común de colaborar en una tarea humanitaria.

Primero, todo el mundo se dirigió hacia el gimnasio donde estaba la comida. Para empezar, un buen bocata de tortilla o algunas croquetas y empanadillas. Una vez consumido el plato fuerte, ya se podía pasar a la zona de postres, donde un montón de magdalenas, bizcochos, palmeras, bombones, chuches y membrillos, elaborados por los alumnos y sus familias, esperaban a ser devorados.

Para refrescarse, nada mejor que el agua; pero si esta te parecía demasiado sosa, siempre podías saborear uno de los estupendos cócteles sin alcohol que elaboraban algunos compañeros. Una vez saciado el estómago, ya podías dar una vuelta por el mercadillo y comprar de todo: libros, juguetes, ropas, adornos...

Al entrar al instituto te recibía una gran tienda de ropa con camisetas, bufandas y gorros para el frío. Siguiendo tu camino, podías observar un puesto con adornos navideños hechos con piñas, y al otro lado un mercadillo en el que podías encontrar de todo, desde libros y juguetes hasta accesorios muy elegantes. Siguiendo con nuestra ruta salimos al patio, donde se podía participar en torneos de baloncesto, fútbol, vóley, pimpón, ajedrez o guiñote. También en el patio se llevó a cabo un Killer Karaoke, donde podías cantar con el único inconveniente de que, mientras, tenías que meter la mano en cajas llenas de sustancias "sospechosas".

El Salón de Actos estaba preparado para asustarnos, ya que dentro se situaba la Casa del Terror, para poner los pelos de punta. Para concluir la mañana, pudimos ser espectadores de una exhibición de los diferentes bailes que nuestras compañeros y compañeras habían preparado para tan importante ocasión. No solo se ayudó a esta organización mediante estas actividades, sino que durante la semana anterior muchas de las familias con niños en el instituto donaron al centro multitud de cosas que contribuyeron a esta labor.

Por último, hay que destacar la labor del PIEE, de la biblioteca, de los alumnos y familiares, y de los profesores, sin los cuales no hubiera sido posible ayudar a las personas necesitadas que habitan en nuestro barrio.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón