Las mujeres, fortaleza y superación

 

Silvia Zorzano y Adrián Luzón, 2° de Bachillerato Fundación San valero

Desde el comienzo de los tiempos tanto hombres como mujeres han desempeñado un papel en la sociedad; en el caso de las mujeres ha sido más cambiante que el de los hombres, ya que se ha dado un importante giro en la sociedad y en la forma de pensar de todos los seres humanos, dándole cada vez una mayor importancia a la mujer y a la igualdad que debe de haber entre personas de distintos géneros.

Antiguamente la mujer tenía asignadas unas funciones determinadas que la situaban en segundo plano con respecto al hombre. Eran excluidas de todo tipo de participación social y política, es decir, ajenas a toda actividad distinta de las tareas del hogar.

Las mujeres comienzan a adquirir sus derechos con el comienzo de la I Guerra Mundial, puesto que los hombres eran enviados a los frentes de guerra y las mujeres debían desempeñar funciones laborales esenciales para la subsistencia de los países; tareas como la fabricación de armas o la producción de alimentos. Así pues, éstas fueron llamadas a asumir trabajos y responsabilidades que antes no habían estado disponibles para ellas. Alrededor de 1.345.000 mujeres obtuvieron nuevos trabajos sustituyendo a los hombres durante la guerra.

Antes, a mediados del siglo XIX se inició un movimiento feminista que luchó por la igualdad y por la obtención del derecho al voto de la mujer. A partir de aquí se va a dar un cambio en la visión de la mujer de la sociedad.

Actualmente, la vida de las mujeres es cada día más interesante, pero también se enfrentan a realidades muy diversas en función de la zona geográfica en la que habitan. Lamentablemente son muchas las mujeres que sufren situaciones discriminatorias, marginales y violentas, por esto mismo podemos observar cómo permanece la mentalidad antigua en ciertas zonas del mundo, como los países menos desarrollados. Pero, por otro lado, encontramos una gran mejora en la vida de las mujeres ya que actualmente en muchos lugares son muy valoradas, poseen los mismos derechos que los hombres y ocupan puestos de trabajo muy importantes como cargos directivos o políticos. Lo cual no quiere decir que sigamos encontrando ejemplos donde se aprecian marcadas diferencias; así observamos el papel del padre y de la madre, en el que, con carácter general, la madre se encuentra más implicada en la educación y crianza de los hijos.

Las mujeres han estado luchando muchísimo tiempo por sus derechos y por la igualdad respecto a los hombres. Durante las últimas décadas sus esfuerzos se han visto recompensados y actualmente desempeñan un papel esencial en la sociedad. Esta lucha ha hecho que los derechos de las mujeres sean universales y se hayan extendido por todo el mundo, y a pesar de las zonas que aún mantienen una mentalidad anticuada, la universalización de estos derechos es cada vez mayor. Las mujeres son un ejemplo de fortaleza desde el primer momento de su historia.

En definitiva todos somos iguales, pero se dan ciertas competiciones entre géneros que hacen que nos mantengamos distantes unos de otros y generemos nosotros mismos esas odiosas diferencias que estropean nuestro mundo.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón