Bosque maldito

 

Laura Palomino, 3° ESO

Un día nublado y lluvioso, Elisabeth cogió su paraguas y salió en busca de caracoles a ese bosque frondoso y misterioso en el que tantas veces escuchó a sus padres decir que no pusiera ni un solo pie. Ella al sentirse tan sola, se puso a tararear una de las canciones que le cantaba su mamá; saltaba las ramas mojadas que había por el suelo y levantaba piedras en busca de un humilde caracol cuando de repente, Elisabeth cayó colina abajo. Pedía auxilio, gritaba, pero nadie le ayudaba. Se sintió furiosa y segundos antes de morir, juró que a toda aquella persona que entrase en un bosque, moriría lentamente y sola, tal y como a ella.
 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón