El petróleo, por los suelos

 

El barril de crudo cuesta hoy la mitad que hace dos meses

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

El petróleo es un recurso natural no renovable y actualmente también es la principal fuente de energía en los países desarrollados. Debido a su importancia para la industria y el transporte, las variaciones del precio del petróleo pueden ser responsables de cambios en la economía tanto a nivel local como global, haciendo que algunos artículos que consumimos o los combustibles tengan un precio mayor o menor.

Desde hace unos meses, el precio del petróleo ha experimentado una fuerte caída, como han podido comprobar los conductores a los que les sale más barato llenar el depósito de sus vehículos, o las empresas a las que les resulta mucho más fácil vender sus productos en el mercado por la reducción de los costes de producción. El barril de Brent (la medida de referencia en Europa, la de Estados Unidos es el West Texas) es hoy 60 dólares más barato que en junio del año pasado. Su precio ronda actualmente los 50 dólares cuando a mediados del año pasado era de 115 euros. El precio del barri de crudo es el más bajo desde el año 2010.

Los motivos del desplome son varios y van desde las nuevas técnicas de extracción que elevan la producción (como la fractura hidráulica o fracking), lo que ha permitido que Estados Unidos no depende de terceros para abastecerse de este preciado recurso, a la mayor oferta de los nuevos países productores de petróleo.

Más oferta que demanda

El mercado del petróleo funciona, como muchos otros, marcado por la oferta y la demanda. Para los países exportadores de petróleo, una bajada de precios se traduce en una reducción de sus ingresos. En otras ocasiones, cuando la demanda caía, los países exportadores recortaban la producción para mantener los precios. Ahora no lo hacen para evitar que a países como Estados Unidos les salga rentable extraer petróleo a través del fracking, una nueva técnica que facilita la extracción de petróleo y gas natural del subsuelo con mayor producción y un menor coste. El fracking ha conseguido que Estados Unidos se convierta en el primer productor de petróleo y gas natural del mundo, con una producción de 11 millones de barriles al día, por encima de Arabia Saudí y Rusia.

Por otro lado, muchos de los países que tienen que comprar petróleo fuera han reducido su demanda a causa de la crisis económica. Aunque China sigue creciendo a pasos agigantados y sigue siendo el segundo consumidor de crudo del planeta (por detrás de Estados Unidos), este crecimiento ha estado por debajo de sus expectativas. La oferta no se ha adaptado a este escenario. Actualmente el exceso de producción se estima en 2 millones de barriles al día. Ante esta situación los países exportadores de petróleo deberían recortar la producción. Al no hacerlo, han abierto la puerta a las caídas.

Ahorro en energía y compras

La baja del precio del petróleo no beneficia en nada a los países exportadores. Al contrario, los grandes beneficiados del desplome del crudo son los países importadores. Los países europeos son los más importan del exterior. Según el informe anual World Energy 2014, Europa compra 9,3 millones de barriles de crudo al día y otros 3,3 de productos derivados del petróleo. Por tanto el ahorro en la factura energética es un balón de oxígeno para la economía de la eurozona. Una bajada del 30% en el precio del petróleo se puede traducir en un ahorro de 370 millones de dólares en materias primas.

España está dentro del grupo de los países más beneficiados. Su factura energética alcanza cada año los 40.000 millones de euros, ya que se consume de media 1,2 millones de barriles de petróleo al día. El recorte del precio del crudo permitiría a España ahorrar más de 6.000 millones de euros.

Los consumidores han comenzado a notar el descenso del precio del petróleo, sobre todo en productos de uso cotidiano como la gasolina. Aunque esta bajada no recoge toda la caída, ya que una parte importante de lo que se paga son impuestos. Por otro lado, la factura energética es una parte esencial de las empresas y de su competitividad con otros países. Esta caída permite aumentar las exportaciones, como ya ha sucedido con muchas empresas aragonesas. El petróleo también se usa como materia prima de multitud de productos químicos. Para las aerolíneas, el combustible supone cerca del 30% de los costes fijos, por lo que ahora el consumidor debería disfrutar de descuentos. Del mismo modo todas las compañías dedicadas al transporte por carretera se benefician de un menor precio del combustible. Por tanto, esta bajada es hoy la cara menos cruda de la economía.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón