¿Ubi sunt?

 

Jorge Sanmartín, 3º ESO IES Juan de Lanuza (Borja)

El hielo parece ser la forma más dura, rígida y sólida del agua, pero al mínimo golpe se puede romper, como pasaba en nuestra añorada infancia, donde no nos importaba nada.

La infancia, la única época de la vida en la que no teníamos preocupaciones, en la que nada, ni nadie, nos podía hacer daño, en la que se solucionaban todos nuestros problemas con solo cerrar los ojos y dejar llevar a nuestra imaginación a un mundo perfecto, donde soñábamos que eras un entrenador Pokemon y podías ser el mejor de todos los entrenadores.

Pero despiertas y sigues con la misma ilusión, como si todos los días fueran el magnífico día de la cabalgata de Reyes, esperas con entusiasmo e ilusión que digan tu nombre y subir corriendo como un bala a coger el regalo, besar al rey y abrirlo. Porque a partir de ahí vendrá lo peor, enterarte de la primera mentira de la vida, que los Reyes Magos no vienen de Oriente. Desde ese mismo instante las mentiras se sucederán una tras otra.

Conforme va aumentando la temperatura, el hielo se derrite y ocurre un cambio, como le sucede a en nuestra vida; cuando ya nos hemos fumado la infancia, llega la adolescencia.

La adolescencia es un periodo en el cambia todo; tú cambias, tu forma de pensar cambia, los amigos cambian, lo que piensas y piensan de ti también cambia... pero durante este tiempo ya tienes que empiezas a darte cuenta de muchas cosas que marcarán tu vida, tu futuro. Ahora te interesa más la imagen que aparentas y lo que pueda la gente pensar de ti. Todos los días un poco de laca, gomina, gym, pesas... y todo porque nos importa lo que la gente piense.

En esta época conocerás a nuevas personas, que aunque estén a kilómetros de ti, tú recordarás siempre, esas personas que cuando te veían gritaban tu nombre desde la otra punta de la calle y sobre todo te acordarás de esa gentecilla pequeña a la que llamo "callen" , a quien veías y te alegrabas de ello. Hay amigos, en cambio, que son de toda la vida, pero no son como pensabas que eran y gente a la que conoces desde hace poco que son casi como tus hermanos.

Ahora mismo hay gente en tu vida a la que querrás ver y no podrás, y eso te hará ponerte triste a veces, pero hay personas que siempre estarán a tu lado en los buenos y en los malos momentos y por todas esas personas, os digo: "Os quiero".

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón