Erasmus+ en Bulgaria

 

Un grupo de alumnos del IES Azucarera de Zaragoza ha participado en el concurso

Cristina Farjas, Sergio Gracia, Jorge Pisa, Albert

Un grupo de alumnos del IES La Azucarera viajamos a Bulgaria el pasado 12 de diciembre dentro de un proyecto europeo Erasmus+, cuyo título es Water and its magical power (El agua y su poder mágico, en español). Los países que integran este proyecto son República Checa, Francia, Grecia, Rumanía, Bulgaria y España. Antes de realizar el viaje hicimos un trabajo en lengua inglesa acerca de la importancia del agua en la historia de la humanidad para presentarlo en Bulgaria.

Una vez terminada la parte más laboriosa nos quedaba el viaje, que sin duda fue lo más divertido. Cogimos el avión en Madrid y al llegar al aeropuerto de Sofía nos recibieron nuestras familias anfitrionas con mucho cariño. Con ellas pasamos el resto de los días y nos parecieron muy simpáticos y agradables. Siempre estaban alegres y nos ayudaban. Hicieron que nos sintiéramos como en casa.

Estuvimos una semana, e hicimos actividades en el instituto sobre el agua, nos explicaron su sistema educativo y visitamos los monumentos más destacados de las ciudades de Sofía y Plovdiv. Nos parecieron muy bonitas y llenas de encanto. Lo que más nos gusto de Sofía fue su catedral de Saint Alexander Nevsky y la Universidad. En Plovdiv nos sorprendieron las estrechas y antiguas calles que tenía el casco histórico y su anfiteatro. Algunos días comimos en restaurantes típicos donde nos sirvieron la comida propia del país. Nos gustó mucho, era sabrosa y variada. Pasábamos las tardes con nuestros anfitriones, haciendo diversas actividades, como ir a centros comerciales, a los recreativos, a la tienda de dulces, a patinar sobre hielo o simplemente a pasear por el centro de la ciudad, que estaba muy adornada con motivos navideños.

De compras

La moneda es el Liev, y las compras son más baratas que en España. Nos sorprendió el trafico que hay en esta ciudad y su desorden. A su vez, nos dimos cuenta que para desplazarse es casi obligatorio usar un medio de transporte, ya que la ciudad es muy grande. Para ello nosotros usamos el autobús, el metro, el trolebús y el coche. Los búlgaros hablan bajo, tienen mucha educación y se saludan siempre con abrazos.

Este proyecto nos ha parecido muy interesante porque hemos convivido con alumnos checos, franceses, griegos, rumanos, búlgaros y españoles, aprendiendo nuevas tradiciones y costumbres. Hemos hablado con personas de otros países, y hemos tenido oportunidad de practicar nuestro inglés para comunicarnos. Pasamos una semana llena de buenos momentos e inolvidables, que nos gustaría volver a repetir. Ahora estamos esperando a que nuestros nuevos amigos vengan a España para acogerlos y enseñarles nuestra ciudad.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón