Amigo de los gitanos

 

El escritor Gonzalo Moure visitó la biblioteca del maría Moliner para charlar con los alumnos sobre su vida y la novela Maíto Panduro

Alumnos 1º ESO IES María Moliner

Hace unos días el novelista Gonzalo Moure acudió a la biblioteca del IES María Moliner, donde afirmó que "no hace falta leer para ser grandes personas, pero ciertamente los libros nos abren puertas que nos hacen libres". De hecho, él mismo conoce gentes que no saben leer ni escribir y que son bellas personas: olvidados del mundo como el pueblo saharaui; campesinos y ganaderos de las montañas; niños que sufren pobreza afectiva, cultural, económica...

En estos tiempos de crisis, dijo, volvemos a ver dramas que recuerdan a la pobreza de la posguerra -incluso sabe de exejecutivos que buscan comida por las noches en los contenedores de la basura-.

Defendamos la escuela, hoy también amenazada en cierto sentido; vivamos intensamente la infancia, que el tiempo pasa rápido; cultivemos nuestra juventud, no la perdamos encerrados en la pantalla del teléfono móvil, que nos cierra un poco al mundo real; parecía advertirnos con sus palabras, llenas de entusiasmo, de anécdotas reales de vida, ahora que se ve entrando en esa fase en la que uno hace balance y pone las cosas en su sitio.

Su aspecto, una mezcla de Papa Noel, el abuelo de Heidi y Miguel De la Quadra Salcedo en sus mejores tiempos, caló hondo en nuestros chicos -la mayoría de etnia gitana- que han visto en él "un hombre muy sencillo en el vestir, que te explicaba muy bien todo".

Nuestra compañera Amanda, aún va más lejos y añade: "Me lo imaginaba más elegante y más payo; pero me ha gustado mucho. Y dice que los gitanos somos muy listos si nosotros queremos".

La novela suya que todos hemos leído responde al título de Maíto Panduro, en la que se narran las penas y alegrías de un niño gitano que sueña con vivir en libertad junto a su padre.

También Emilio Hernández destaca del autor que "ha viajado mucho, ha obtenido muchos premios y no presume. Sólo quiere ayudar a los demás. Quisiera ser como él", añade. A Aarón le llama la atención el hecho de que viva Gonzalo temporadas en el desierto del Sáhara, conozca tan bien el ambiente de cárceles y prisiones, y cuente con amigos gitanos, a algunos de los cuales enseñó a leer y escribir.

Inevitable destacar ese contacto amoroso con el pueblo gitano. Shakira disfrutó oyendo al propio autor decir que los romanís son libres y tienen una cultura ancestral que no debería perderse. En general siente pasión por niños y excluidos.

Maravillosa otra de sus novelas, titulada Palabras de caramelo, fruto de su estrecha relación con una niña saharaui a la que quiere como a una hija.

Vanesa Hernández, en representación de todos, añade al recordar la vista: "Ojalá venga otra vez a darnos una charla con sus nuevas experiencias". A ella, como a otros, le impactó cuando habló de la relación que aún hoy mantiene con su padre ya muerto, y al que quiere poner voz en una próxima novela.

Admirador de Camarón, hermano de los gitanos, comprometido con los débiles del mundo, también el joven Antonio Fernández quiere ser como él.

Si se propuso llegar a nuestros corazones, ciertamente Gonzalo Moure lo ha conseguido.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón