Un clásico teatral

 

Alumnos del IES Pedro de Luna asisten a la representación de Casa de Muñecas de Henrik Ibsen por el grupo Teatro del Norte

Elena Julieta Pavón Díaz, 2º Bachillerato

Este curso, los alumnos del IES Pedro de Luna, hemos tenido la oportunidad de asistir a la representación de Casa de Muñecar, a cargo de la compañía teatral Tearo del Norte. Casa de muñecas es una obra dramática de Henrik Ibsen, un dramaturgo y poeta noruego.

En su época, sus obras fueron consideradas escandalosas por parte de una sociedad dominada por los valores victorianos, al cuestionar el modelo de familia y la sociedad dominante. La obra trata de una familia que aparenta felicidad, cuando en realidad están cansados de seguir perteneciendo a la clase media y forzar su matrimonio. Los personajes principales son la mujer, Nora, y su esposo, Helmer, que la trata en ocasiones como a una "muñequita", a la que tiene que cuidar, al considerarla inferior.

Nora se siente muy dependiente de su marido e intenta mantener su matrimonio y su relación sentimental. El marido ha estado enfermo y la única manera de salvarlo es pedir un préstamo a un banco para financiar un viaje, pero sin que el marido se entere para que no pierda su impresión de superioridad y de "hombría" en esa sociedad. Si se enterase sería una humillación para él, y se rompería el lazo que los une. La obra gira en torno a esta continua "mentira piadosa" llevada a cabo por su mujer. Nora va madurando a lo largo de la obra el objetivo de conocerse a sí misma y alejarse de aquel hombre que ha hecho de ella "su muñequita".

Personajes con carácter

Me gustó la caracterización de los personajes. Nora es una "esposa perfecta", que siempre hace caso a su marido. Humilde, cariñosa, fantasiosa. Helmer es el esposo "falso", quiere a Nora como una propiedad o un adorno más. Siempre está trabajando para conseguir dinero, sin prestarle mucha atención, ni a sus hijos ni a su mujer. Un hombre por ello machista y egoísta. Krogstad, el banquero, es un hombre misterioso y temible, frustrado en su trabajo, que utiliza a Nora para ascender de puesto, siempre amenazándola con contarle a su marido la cesión del préstamo que ella le abona convenientemente.

El vestuario también estuvo muy acertado y se corresponde con la personalidad de cada personaje y con su evolución. También están muy cuidados los efectos de sonido y la acústica del escenario. Aunque los actores se giren, para dar sus réplicas, de espaldas al espectador, se les escucha perfectamente. Y la música, tanto extradiegética como intradiegética --la cajita de música-- acompaña las emociones que transmiten los personajes.

La iluminación era perfecta. Utilizaron varios elementos de atrezzo para completar la escenografía. La obra me pareció muy bien adaptada, respetando el espíritu del texto original, con una economía de medios humanos y materiales, que no impide comprender la importancia del texto clásico. Por ello es muy recomendable esta representación, tanto por la puesta en escena como por el trasfondo de la obra y lo que significa.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón