¿Mi libertad o la de los demás?

 

Marina Dueñas, Colegio La Salle Gran Vía

El ser humano en teoría es capaz de elegir lo que quiere, pero eso que yo quiero puede que no coincida con los que otros quieren. Aquí es donde se nos presenta el dilema. ¿Mi libertad acaba dónde empieza la de los demás?.

Las personas más poderosas del mundo, política o económicamente hablando, seguro que han tenido que tomar decisiones importantes y estoy convencida que la mayoría de esas decisiones se tomaron para satisfacer sus intereses y no los de los demás. En cambio a aquellas personas que tienen un gran reconocimiento en la sociedad por sus acciones (Gandhi, Teresa de Calcuta...), a la hora de tomar sus decisiones, se han preocupado más por los demás que por ellos mismos.

En ambos casos han elegido libremente sus acciones. ¿Quién actúa con más libertad? Mi elección libre en cada momento afecta a los que me rodean. Dependiendo de la educación, los ideales, las creencias religiosas... Las personas a la hora de hacer un acto de elección valoran las repercusiones que tienen en los demás o en sí mismos. Así un joven que ha bebido tiene la libertad de coger el coche o no. Para unos pesará más la confianza en sus posibilidades de poder manejar el coche y en otros el posible daño que puedan ocasionar a si mismos o a los demás.

Por otro lado yo me veo afectada por las elecciones que hacen otros. El sistema de vida social que tenemos no lleva a tener que aceptar las decisiones de otros aunque no estemos de acuerdo con ellas. Tengo que ceder parte de mi libertad para poder convivir con los demás. La amenaza terrorista es el mayor atentado contra la libertad de los demás ya que se niegan a aceptar la elección libre de los demás.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón