Aprendiendo a aprender

 

Consejos y trucos para afrontar con éxito la recta final del curso

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Empieza el tercer trimestre e iniciamos una etapa decisiva del año. En la mente de todos está terminar el curso con buenas notas, aprobar aquellas asignaturas que se nos han resistido y entregar a tiempo todos los trabajos de clase. Por delante quedan tres meses de clase en los que debemos rendir al máximo para alcanzar los mejores resultados. Un último esfuerzo para poder disfrutar de las vacaciones de verano.

Para ayudarte a afrontar esta recta final, esta semana hemos hablado con Carlos Berdiel, filólogo y profesor de técnicas de estudio de la Fundación Piquer, que nos ha dado algunos trucos y consejos que pueden ayudaros a conseguir vuestros objetivos de cara al final del curso. La primera pregunta que le hacemos es si todavía hay tiempo para lograr lo que nos propongamos. "Claro que se puede hacer --anima Berdiel--. La mayoría de los problemas a la hora de suspender no tienen que ver con las capacidades del alumno, sino con la organización y con cómo aprovechamos los recursos que tenemos. Con una buena guía se puede andar en dos o tres meses lo que hemos estados parados durante el curso". La fórmula para conseguirlo es muy sencilla. "El secreto es ser contante, tener un método de trabajo que nos permita ir avanzando, delimitar unas horas de estudio y tener claro lo que hay que ir estudiando cada día en función de los exámenes y la prioridad de cada asignatura", apunta el especialista.

Una vez nos hemos marcado esta hoja de ruta, el siguiente paso es saber estudiar. En este caso, "lo importante es saber leer, comprender, entender la diferencia entre lo principal y lo secundario y organizar los contenidos para poder avanzar. El orden es la clave", dice el profesor.

Uno de los problemas que nos podemos encontrar a estas alturas del curso es la sensación de falta de tiempo o aburrimiento a la hora de estudiar. En este sentido, Berdiel anima a luchar "contra la falta de voluntad, algo que no se consigue con técnicas de estudio sino con motivación por parte del alumno". Un truco: si te aburres estudiando, piensa en el verano que te espera si te van mal los exámenes finales.

Afrontar grandes retos

Para algunos de vosotros este final de curso es sinónimo de grandes retos. Los estudiantes de 2° de Bachillerato se enfrentarán en mayo a los exámenes finales, y a principios de junio a las Pruebas de Acceso a la Universidad o Selectividad, un momento importante en nuestras vidas al que hay que quitarle algo de hierro. "La Selectividad está hecha para aprobar --recuerda el docente de Fundación Piquer--. No es normal que alguien suspenda si lleva el curso bien preparado, por eso hay que calmar los nervios y no darle más importancia de la que tiene". La clave para lograrlo es la seguridad. "Los estudios dependen de uno mismo. Hay que llevarlo todo bien organizado y tener la cabeza tranquila", dice Berdiel. "No hay que pensar que no se llega, sino tener constancia en el trabajo y estar bien organizado en este tramo final".

A otro reto diferente se enfrentan aquellos estudiantes con alguna o varias asignaturas suspensas durante el curso. Aunque depende mucho del alumno y de su situación personal, no todo está perdido. Un sprint final puede ayudarnos a recuperar todas o algunas de las materias, siempre y cuando seamos realistas. Según recomienda Berdiel, "si un alumno lleva una media de seis o siete asignaturas suspensas, es mucho más efectivo y más realista tratar de aprobar aquellas asignaturas que sean más factibles de sacar y dejar para los meses de verano, donde con un trabajo continuado hay mucho tiempo, aquellas asignaturas que resultan más complicadas, que normalmente son aquellas en las que hay que estudiar más".

Maneras de estudiar

Precisamente, las asignaturas de "hincar codos" son las que más tiempo requieren y las que más pereza da estudiar al final de curso, cuando ya se han acumulado temas y temas. Para alcanzar con éxito los objetivos que nos planteamos en este tramo es fundamental una buen planificación. "Lo que da la seguridad es el orden. Cuando uno cumple los plazos, alcanzará los objetivos que se proponga", asegura el profesor.

Para ello aconseja tener un calendario con las tareas y las horas que tenemos que hacer cada día. "Este calendario y los objetivos tienen que ser claros y lógicos, de acuerdo con la dificultad de la asignatura y los días que quedan para el examen", subraya. A la hora de estudiar, también debemos tener en cuenta las técnicas de estudio más útiles en cada asignatura.

Visita:
www.fundacionpiquer.es
obrasocial.ibercaja.es/ayudaalestudio2015

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón