La familia que no elegimos

 

María Frago, 3º ESO IES Juan de Lanuza

Hay muchos tipos de belleza, pero, sin duda, para mí, la mejor belleza es la de poder contar con los amigos, con los de verdad, los que conoces de toda la vida, o los que en pocos años, ya los consideras como tus hermanos, porque sabes que nunca te van a fallar.

Saber que los tienes ahí siempre, pase lo que pase, para las buenas y para las malas, para echarte unas risas, o para soportar tus lágrimas.

Yo siempre digo que en la amistad puede haber muchas comas, pero nunca punto y final, porque en una amistad no todo es perfecto, son los enfados, las risas, las lágrimas, los buenos y los malos momentos, la felicidad y la tristeza lo que hace que una amistad sea verdadera.

Lo bueno de las amistades de verdad es que sabes cien por cien que esa persona te va a decir toda la verdad aunque duela, que te va a apoyar al máximo, y que, por mil enfados que haya, nunca se va a separar de ti.

Me he dado cuenta de que no todos los amigos son de verdad, que los que lo son de verdad son aquello que nunca te fallan, y los que mueven cielo y tierra para que tú estés feliz.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón