Julia Sánchez: "El patinaje de velocidad es un deporte arriesgado"

 

Amante de las emociones fuertes, esta joven estudiante de 16 años del colegio ROmareda de Zaragoza practica desde hace 4 años el patinaje de velocidad, deporte que compagina con otra de sus grandes aficiones: tocar el violín

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

--¿A qué edad empezaste a patinar?

--Empecé de pequeña en el colegio, lo dejé y hace cuatro años, una amiga me animó a apuntarme al club 2006 y ya lo retomé más en serio.

--¿Qué te gusta de este deporte?

--Es un deporte que practica poca gente y tenemos muy buen ambiente en el equipo, estamos muy unidos.

--¿Cuánto entrenas a la semana?

--Tres días a la semana entrenamos en una pista en La Bozada y otros dos trabajamos más la técnica en un pabellón. Cuando estamos en temporada, salimos a competir casi todos los fines de semana a Pamplona, Gijón...

--¿Dónde competís?

--Normalmente competimos en pistas de 200 metros. En liga solemos competir en pistas y circuitos urbanos, que suelen ser una calle cortada.

--¿Has logrado algún triunfo?

--Es muy difícil. Hay gente que entrena mucho y tiene un nivel muy alto.

--¿Qué velocidades se pueden alcanzar sobre los patines?

--Depende de la carrera. En las cortas, 200 metros se recorren en unos 18 segundos. Las carreras largas van desde 300 metros hasta 15.000 que son 75 vueltas a la pista. También se celebran maratones y medias maratones.

--¿Cuáles te gustan más?

--Las cortas, porque se me da mucho mejor la velocidad que el fondo, y prefiero los circuitos a las pistas.

--¿Te has lesionado alguna vez?

--Me rompí la clavícula hace dos años en una maratón en Gijón hace dos años y caídas he tenido muchas. El patinaje de velocidad es un deporte arriesgado.

--¿Utilizáis elementos de protección?

--El casco es obligatorio. También solemos ponernos guantes porque si te caes, lo primero que apoyas son las manos.

--Y los patines que utilizáis, ¿cómo son?

--Son de bota corta, no podemos llevar cubierto el tobillo para la movilidad en las curvas. Las ruedas son más grandes de lo normal y van por categorías. Los mayores las llevamos de 110 milímetros de diámetro para alcanzar mayor velocidad.

--¿Y cuestan mucho?

--Unos patines cuestan unos 600 euros, aunque los hay de 1.000, y para cada pista necesitamos unas ruedas diferentes.

--¿Tienes otras aficiones?

--Toco el violín desde los cinco años.

--¿Cuesta compaginar estas actividades con los estudios?

--Yo creo que lo llevo mejor que sin hacer nada porque me cunde más el poco tiempo que tengo y desconecto.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de La entrevista

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón