De esencia celta

 

Clases de inglés y visitas culturales conforman el programa de la semana de inmersión lingüística en Irlanda que disfrutaron los alumnos

Colegio San Vicente de Paúl de Zaragoza

Un grupo de 31 alumnos de 1° A 3° de ESO del Colegio San Vicente de Paúl de Zaragoza realizamos una semana de inmersión lingüística del 22 al 28 de marzpo en Tramore (Irlanda) acompañados por dos profesoras del centro.

El viaje comenzó el domingo 22. A las 4 de la mañana salimos del colegio en autobús hasta el Aeropuerto del Prat y volamos a Dublín donde nos esperaban los coordinadores del programa. Desde allí, cogimos otro autobús con destino a Tramore. Fue un viaje largo, pues llegamos a nuestro destino sobre las 5 de la tarde, pero estábamos entusiasmados con la posibilidad de pasar una semana en un país de habla inglesa. Para muchos de nosotros era la primera vez que salíamos de España y sin nuestros padres.

El programa incluía alojamiento en familias, todas ellas cuidadosamente seleccionadas para la ocasión. El programa fue muy completo. Todas las mañanas teníamos visitas culturales o actividades lúdicas y después de comer en el colegio, teníamos dos horas de clases de inglés. Cuando terminábamos las clases, las familias venían a recogernos y pasábamos la tarde entera con ellos lo que nos permitió ir mejorando nuestra comunicación. El primer día fuimos a Waterford, un pueblo cercano a Tramore, y visitamos el palacio arzobispal y el museo medieval. Allí pudimos ver la pieza de cristal tallada más antigua de toda Irlanda.

Al día siguiente fuimos a Kilkenny, donde visitamos el castillo e hicimos un tour por el centro de la ciudad. El miércoles pasamos el día en Dublín. Fue interesante aunque un poco agotador ya que la distancia entre Tramore y Dublín es de más de 2 horas. Nada más llegar cogimos un tren que nos llevó por los sitios más emblemáticos de la ciudad (la fábrica de cerveza Guinness, el puente del Medio Penique, la estatua de Molly Malone, etc.) Mereció la pena visitar el Trinity College. Comimos en los jardines y después disfrutamos de un rato de compras.

Al día siguiente asistimos a un taller de baile de danza irlandesa. Hay que reconocer que al principio pensábamos que íbamos a ver un espectáculo, pero una profesora de baile nos enseñó algunos de los pasos principales y acabamos bailando todos juntos al ritmo de la música celta. No os podéis imaginar qué difícil es... El último día volvimos a Waterford y realizamos un tour vikingo por la ciudad. El guía fue muy divertido y es uno de los más solicitados por los turistas que visitan la ciudad y el mejor valorado de todos.

Ha sido una experiencia muy enriquecedora para todos y en la mayoría de los casos ha superado con creces las expectativas que teníamos del viaje. Estamos deseando que llegue el año que viene para repetir. ¡Es algo que no olvidaremos nunca!

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón