Hora de elegir representantes

 

Los partidos políticos debaten sus ideas y propuestas ante las elecciones del próximo domingo

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Este domingo se celebran elecciones a los ayuntamientos y a las Cortes de Aragón, y a final de año habrá elecciones generales en todo el país. Mientras los partidos políticos debaten sus ideas y propuestas antes de las grandes citas, muchos electores se plantean a quién votar, una decisión que determinará la política del estado o la comunidad durante los siguientes cuatro años.

Para algunos de vosotros esta será la primera vez que ejerzáis este derecho que la constitución española otorga a los mayores de 18 años. Sin embargo, a la hora de hacerlo, es normal que surjan dudas. Si bien algunas personas conciben el voto como una verdadera responsabilidad ciudadana, es normal que las nuevas generaciones sientan desinterés y desconfianza por la política o no conozan a los candidatos o no sepan exactamente para qué sirve el voto.

Según Enrique Cebrián, profesor universitario de Derecho Constitucional, ir a votar es importante ya que supone la oportunidad de elegir a los representantes de los ciudadanos en los parlamentos, que llevan a cabo la labor legislativa, y de esa manera se puede incidir directamente en cómo se van a hacer las leyes. «Pese a lo que pueda parecer en campaña, los ciudadanos no votan directamente al presidente del gobierno ni a los presidentes de las comunidades autónomas. Lo que hacemos los ciudadanos cuando vamos a las urnas es elegir al parlamento, y luego, ese parlamento es quien elige al presidente de la comunidad o gobierno», explica.

El caso de las elecciones en Andalucía en las que resultó vencedora la socialista Susana Díaz es ilustrativo. Su candidatura obtuvo un 35% de los votos en los comicios de marzo, pero no ha obtenido los apoyos suficientes del resto del parlamento para formar gobierno, lo que podría obligarla a convocar elecciones de nuevo.

En cualquier caso, el profesor deja claro que ir a votar es «decisión de cada uno», ya que en nuestro país el voto no es obligatorio. Cada país cuenta con un sistema electoral distinto que marca las normas del juego a la hora de acudir a las urnas. Por eso antes de votar conviene conocer las peculiaridades de cada uno.

El reparto de votos Cuando una persona acude a un colegio electoral en España, encuentra encima de una mesa las papeletas de los distintos partidos políticos que concurren a las elecciones. Tras elegir a cuál votar, la papeleta se introduce en un sobre y se entrega en la sección y mesa correspondiente.

Este proceso, relativamente sencillo, se debe fundamentalmente a que en nuestro país disponemos de un sistema de listas cerradas y bloqueadas, «salvo para las elecciones del Senado que son las que tendrán lugar junto a las del Congreso a finales de año», resalta Cebrián.

«En este sistema, ±añade el profesor± un partido político presenta una lista y lo único que puede hacer el ciudadano al votar es coger la lista que sea de su preferencia y sin modificarla, meterla en un sobre y depositarla en la urna».

Otra singularidad de nuestro sistema electoral radica en la forma en la que se distribuyen los votos entre los candidatos. Frente a los sistemas mayoritarios en el que el más votado obtiene más escaños, el nuestro es un sistema proporcional en el que el porcentaje de votos que reciben las candidaturas determina el número de escaños que les son asignados, sin necesidad de haber obtenido la mayoría en una determinada demarcación.

«En estos sistemas no gana el que más votos recibe o no todos los votos valen lo mismo, sino que se introducen elementos correctores para primar otros valores, ya que si se hiciera una proporcionalidad exacta, provincias con muy poca población tendrían menos representación», aclara Cebrián. Por ejemplo, en las elecciones a las Cortes de Aragón se garantiza un mínimo de 13 escaños a cada provincia, y el resto, hasta alcanzar del total de 68 en juego, se distribuye en proporción a la población de cada territorio.

El profesor de derecho prefiere este modelo, ya que le parece «más democrático, en el sentido de que expresa mejor la pluralidad que existe en la sociedad y la diversidad de opciones».

Además, defiende que «el modelo que existe en España tiene muchas imperfecciones y se puede mejorar, pero ha permitido expresar su pluralidad y a la vez crear gobiernos con más o menos estabilidad». Entre otras ventajas, Cebrián recuerda que el modelo actual permite que nuevos partidos puedan entrar en el juego casi al mismo nivel de importancia que los clásicos, como sucederá según apuntan las encuestas, con Podemos y Ciudadanos con PP y PSOE.

Dicho esto, ¿tú que opinas? ¿Cuál es la importancia de votar? ¿Crees que la democracia se basa únicamente en votar? ¿Por qué?

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón