Los idiomas son para el verano

 

Los meses de vacaciones son un buen momento para aprender a hablar otra lengua

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Va acercándose el verano, anochece más tarde y amanece más temprano. Ya parece otra cosa cuando nos despertamos y la temperatura es diferente, más agradable y con solecillo cuando salimos de casa. Cuando llegan estas fechas, son muchos los pensamientos que nos vienen a la cabeza: vacaciones, viajes, tiempo con la familia, con los amigos, coger la bici, ir a la montaña, a la playa... Nos apetece hacer muchas cosas aunque no siempre sabemos a qué dedicar nuestro tiempo libre.

Cada vez más jóvenes aprovechan los meses de vacaciones para aprender o reforzar un idioma, ya sea en cursos en el extranjero o en campamentos de inmersión. En ellos, además de aprender, es posible divertirse practicando deporte y diversas actividades.

"Los veranos son un momento idóneo para que los jóvenes no identifiquen el inglés con una asignatura sino con un idioma", explica Esteban de la Cruz, director de Modlang. Este centro de idiomas zaragozano lleva 25 años organizando campamentos de inmersión para niños desde 5 años en sus instalaciones de Mulberry Lodge, en Garrapinillos.

De 10 de la mañana a 6 de la tarde, los jóvenes practican las destrezas del inglés (Listening, Reading, Writing y Speaking), hacen deporte y actividades acuáticas. "Los chavales hacen una inmersión en inglés pero al mismo tiempo es verano y están disfrutando de actividades al aire libre", cuenta De la Cruz, que recuerda que se puede alcanzar un buen nivel de inglés sin salir al extranjero. "Aquí están en su ambiente y aprovechan mejor las horas de inglés porque no echan de menos a sus padres".

Inglés en el Pirineo

Este tipo de campamentos son una alternativa en constante aumento. Parecen ser muchas las ventajas que los consolidan como la forma más práctica de aprender, especialmente cuando se trata de idiomas: ambiente relajado, en contacto con la naturaleza y la posibilidad de aprender con personal nativo.

Es el caso de los campamentos que organiza en el Pirineo oscense la asociación YMCA. Miguel Santos es su responsable de Actividades de Ocio y Tiempo Libre y asegura que "es bueno estudiar inglés en verano, porque es la opción de hacerlo de una forma lúdica, distinta a lo que habitualmente hacemos en el colegio o en el instituto". La idea es que los chavales estén en contacto con el idioma y que lo usen para comunicarse. "Lo importante es que hablen. En general los niños españoles suelen saber más inglés del que creen; saben vocabulario y gramática pero les falta trabajar las competencias orales, que pierdan la vergüenza y se lancen a hablar inglés", cuenta Santos.

Dirigidos a chavales de 7 a 17 años, los campamentos de YMCA se desarrollan en Aisa y Ordesa, en turnos de una o dos semanas, con profesorado nativo estadounidense. Los participantes tienen clases formales de inglés unas horas por la mañana y el resto del día se mezclan actividades en dos idiomas. "Tiene que ser todo divertido, natural, para que vivan el inglés como un juego, una parte más de la actividad", explica. YMCA también ofrece campamentos en Estados Unidos a jóvenes de 10 a 17 años que deseen una inmersión total en el inglés.

Una experiencia multicultural Pero además, los meses de verano se presentan como una oportunidad única para salir al extranjero y embarcarse en una experiencia que aporta un montón de cosas positivas.

Los cursos intensivos en países angloparlantes son una excelente alternativa para perfeccionar el inglés. "Tienes que sacarte las castañas del fuego para comunicarte y es donde realmente tiras de tus conocimientos ". Así lo indica Marina Aguareles, responsable de Formación de NewLink, centro especializado en la enseñanza del inglés.

Además, estas estancias permiten desarrollar la competencia intercultural. "En un mundo globalizado como el actual cada vez se valora más el ser capaz de trabajar con personas de distintas nacionalidades, ser competente culturalmente, y eso se consigue yendo al extranjero, conociendo gente con costumbres distintas", recuerda la responsable.

New Link ofrece a estudiantes desde 5° de Primaria cursos intensivos en Inglaterra, Irlanda, Canadá o Estados Unidos. Los viajes se organizan en paquetes cerrados que incluyen clases de inglés, actividades de tarde y excursiones los fines de semana, con la posibilidad de residir con familias anfitrionas o en residencias internacionales. Según Aguareles, "no hay problema si el nivel es bajo, aunque siempre es mejor ir con una buena base para tener cierta seguridad".

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón