¿Haz lo que quieras?

 

Jessica Coscolín, Colegio La Salle Gran Vía

¿La mayoría de las cosas las hacemos porque son órdenes, porque nos acostumbramos a hacerlas así, porque son un medio para conseguir lo que queremos o porque queremos simplemente hacerlo?

La respuesta sería que sí pero en ocasiones importantes o cuando razonamos lo que vamos hacer, todas estas motivaciones resultan insatisfactorias.

Cuando una persona se encuentra ante situaciones impuestas por el azar puede resultar difícil actuar de acuerdo a las órdenes, costumbres o caprichos. Todo está relacionado con la libertad, que es uno de los asunto de los que se ocupa la ética.

La libertad es poder elegir por ti mismo lo que realmente quieres. La primera vez que se piensa, al final se suele acabar haciendo lo que te dice alguien, porque es una costumbre o simplemente porque uno quiere.

Pero si se piensa por segunda vez se termina por cuestionar las respuestas primeras y puedes pensar que estás esclavizado por tus propias acciones y decisiones.

¿Pero entonces ya no hablaríamos de libertad? Claro que las cosas hay que pensarlas porque quizás la primera vez que se piensa no estás seguro de aquello que quieres hacer pero si la segunda vez que lo haces dudas más. ¿Qué se podría hacer? Aquí dejo esa cuestión...

Pasa lo mismo con las costumbres. Si no se piensa lo que se hace más que una sola vez, igual solo habría pensar que se actúa así por costumbre.

Una acción nunca es buena sólo por ser una orden, una costumbre o un capricho también puede identificarse con acciones malas.

Las palabras bueno y malo son difíciles de aplicar. Lo bueno sería decir lo que nos conviene, pero si se trata de determinar si alguien es bueno o malo, como ser humano, las opiniones pueden variar mucho y esto se debe a que no hay un reglamento único para ser un buen ser humano. Aunque podríamos hablar de ciertos valores universales...

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón