Un proyecto innovador en el aula: grupos interactivos

 

Colegio Hermanos Argensola de Montañana (Zaragoza)

En nuestro colegio se está implementando este curso un Proyecto de Innovación Basado en Evidencias a través de Grupos interactivos, que fue propuesto desde Política Educativa y nos impactó tanto que decidimos solicitarla e iniciarla.

Presenta muchos aspectos novedosos e interesantes, está constatada científicamente y multiplica por tres los aprendizajes. Durante la actividad en las aulas, se crea un buen clima de trabajo y los niños se sienten muy motivados y receptivos resultando ser una experiencia muy enriquecedora para todos.

Un objetivo de nuestro centro es hacer que las familias participen en la vida del centro, y esta es una buena manera de hacerlo ya que se dan cuenta de la labor del maestro y lo valoran más, además de guiar y acompañar a los niños. La respuesta de las familias fue muy alta, respondieron a nuestras expectativas y gracias a ellos se ha podido iniciar.

Asistimos a unas jornadas de formación en el Carei a las que también asistieron algunos de los voluntarios que después explicarían a los demás como llevar a cabo este proyecto. También desde el centro se convocaron reuniones con las familias explicando su misión, valorando su interés y agradeciendo su colaboración, decidimos que sería mejor de momento que los voluntarios no estuviesen en el aula de sus hijos.

Los grupos interactivos se organizan de la siguiente manera. El tutor organiza el aula en tres o cuatro grupos dependiendo del número de niños y también cuatro tareas a realizar en cada uno de los grupos, en cada grupo un voluntario se ocupa de provocar el máximo número de interacciones entre los niños a través de preguntas, formulando dudas y haciéndoles pensar.

Las tareas han de ser resueltas entre todos y existe un trabajo de equipo donde todos colaboran para conseguirlo, unos ayudan a otros y el equipo crece.

Los niños van rotando por los distintos grupos y talleres a lo largo de una hora y media, el tutor supervisa los grupos y anota lo que va observando, y también indica el momento de cambio de la actividad.

Posteriormente a las actividades, se hace una puesta en común con los niños que nos cuentan qué problemas se han encontrado y cómo los han resuelto. También los voluntarios realizan con el tutor una minievaluación con sus observaciones y anotaciones que resulta muy válida para el tutor para saber la cohesión del grupo y los refuerzos que ha de hacer en el aula o algún aspecto que haya que reforzar.

Quiero concluir diciendo que padres, niños y profesores estamos encantados, ilusionados y motivados con este proyecto con el que vamos a continuar el próximo curso, valorando la experiencia como enriquecedora, innovadora, atractiva y con muchos factores positivos en la que todos aportan algo y todos son importantes en el proceso.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Artículos publicados

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón