Paseo por Olorón

 

Entre dos aguas, tres catedrales y miles de chocolatinas despidieron el curso los estudiantes de francés del centro zaragozano

Profesores de idiomas, IES María Moliner

Pensando, pensando... antes de cerrar este curso académico nos dimos cuenta de que los alumnos de bilingüe del IES María Moliner hacen un sacrificio extraordinario por aprender un tercer idioma que, en este caso, se trata de la lengua de Molière --el français--. Con el ánimo de recompensar el esfuerzo de los estudiantes, los profesores tomamos la decisión de ir a pasar el día a Francia, para visitar la villa de Olorón. Se trata (il ságît) de un pueblo situado en la confluencia de dos ríos, el Aspe y el Ossau.

En la actualidad el pueblo lo componen tres quartiers o barrios, muy bien diferenciados, al estar separados por los dos cursos fluviales. Además, cada barrio tiene su propia iglesia (église) que les da nombre. Son la cathédrale de Sainte Marie, la iglesia de la Sainte Croix y la iglesia de Notre Dame. Los tres monumentos merecen una visita con calma, en especial los dos primeros.

Desde que se pone el pie en Olorón uno se da cuenta de que no es un pueblo (village) más de los muchos que hay en el Pirineo Pyrénée. Los ríos revoltosos entre la vegetación boscosa que se confunde con la villa, los barrancos con sus casas suspendidas sobre los cursos de agua, o los viejos caserones que conforman la villa medieval, componen un paisaje armónico que obliga a patear el pueblo para conocer hasta el último rincón.

Sin duda, la joya de la localidad es la catedral de Sainte Marie, Patrimonio de la Humanidad, que data del siglo XII (douzième siècle) y está situada en el barrio de su mismo nombre. Allí pudimos apreciar las luces y las sombras, el ambiente de recogimiento propio de las construcciones medievales, el majestuoso sonar de las campanas, que se funde con el piar primaveral de miles de pajarillos, que amanecen frente al Pirineo que compartimos los hijos de Astérix y los de don Pelayo.

Después, fuimos a visitar la pequeña tienda de chocolates Lindt ±primera fábrica europea de chocolates±, donde hemos tenido la oportunidad de comprar, a modo de souvenir, pequeñas tabletas del negro tesoro. Y luego hemos desayunado en un parque.

Para cerrar la jornada, hemos pasado al quartier de la Sainte Croix, donde amablemente nos acogió la guía Élodie para mostrarnos la historia del lugar, con su flora y fauna, así como la actividad humana, a través de músicas e imágenes.

Con buen sabor de boca, y algún piropo "a la francesa" de nuestros pupilos, dimos un paseo (promenade) por la zona comercial. Llegamos a Zaragoza pasadas las ocho de la tarde cansados, pero felices y agradecidos por la experiencia vivida.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón