El reciclaje

 

Alejandro Herrero, 2º ESO Colegio Calasancio de Zaragoza

El reciclaje se ha puesto muy de moda en los últimos años, pero tiene una gran importancia, pues gracias a él ganamos todos, al reutilizar distintos elementos, generamos menos desperdicios y dañamos menos al planeta. Lo ideal sería que cada familia contribuyese en cierta medida al reciclaje. Podrían tener más bolsas o cajas en la cocina o terraza para depositar los desperdicios por separado (plástico, cartón, vidrio...) para después bajarlos a los contenedores de la calle.

Aún con toda la información que tenemos del uso de cada contenedor, he visto mucha gente que se equivoca y tira a estos contenedores cosas que no corresponden a ese color o que podrían ser reutilizados: echar juguetes de plástico al contenedor amarillo (podrían servir a niños sin recursos), papeles sucios o servilletas de cocina usadas deberían ir al contenedor orgánico o bombillas, espejos o vajillas deberían ir al punto limpio. O, simplemente, por comodidad, echan todo tipo de basura en el mismo sitio.

Todo esto me parece muy bien, pero debemos concienciarnos un poco más con el gran problema que tenemos y que, muchas veces nosotros mismos lo estamos fomentando, sobre todo no reciclando correctamente. En mi casa, somos bastante conscientes y bastante «limpios» con el medio ambiente. Yo soy el encargado de llevar los envases de plástico y los cartones a los contenedores correspondientes azul y amarillo. Vamos a comprar con el carro al supermercado en vez de usar bolsas de plástico.

La terraza de mi madre es un gran ejemplo de reciclaje: reutiliza las garrafas de cinco litros de agua para hacer macetas para las plantas y también reutiliza los posos del café y las cáscaras de los huevos como abono para las plantas.

Mi padre, siempre que hay que tirar algo que no corresponde a los contenedores de la calle: objeto de electrónica o pequeños muebles, acude al punto limpio.

Mi hermano pequeño, por su parte, aunque todavía no conoce bien el tema, inconscientemente también recicla. Cada diez o quince días le pide al panadero del barrio cajas de cartón para hacerse juguetes. Mi madre las recorta y pinta y hace casas y aviones muy chulos.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón