Valorar el entorno

 

Un grupo de alumnos de quinto de primaria visitaron las diferentes aulas de la naturaleza ubicadas en el Pirineo aragonés

Alumnos de primaria, Colegio Santo Domingo de Silo

El pasado mes de octubre, los alumnos de 5° de Primaria partíamos hacia Aínsa para iniciar una actividad que se ha instaurado en los últimos años en el colegio, cuyos objetivos son: pasar unos días de convivencia fuera del aula, conocer y valorar el entorno que visitamos y enriquecernos con todo lo aprendido. Las Aulas de la Naturaleza en el Pirineo Aragonés, sus monitores y nuestros profesores nos lo han facilitado.

En primer lugar visitamos el Ecomuseo de Aínsa, en el que vimos un audiovisual que nos hizo reflexionar sobre la influencia de la acción del ser humano sobre el planeta y aprendimos el amplio significado de la palabra biodiversidad. Los monitores nos fueron enseñando las especies de flora y fauna características. Finalmente nos mostraron aves rapaces como águilas, búhos, milanos reales que habían sufrido algún daño y estaban siendo cuidadas en el "hospital" del Ecomuseo.

Tras la comida, los monitores nos propusieron una gincana de orientación por el pueblo de Aínsa. Debíamos buscar unos lugares que nos daban la respuesta a unos enigmas. ¡Fue muy divertido!

Al tocar las campanas que marcaban las cinco de la tarde, volvimos a juntarnos y junto a los monitores fuimos conociendo todas las respuestas a los enigmas.

Dejamos atrás Aínsa para llegar a Boltaña, descargar nuestras mochilas y llevarlas a las habitaciones que íbamos a compartir. Jugamos hasta el momento de la ducha y después fuimos a cenar. Alberto (uno de los monitores) vino a buscarnos para conducirnos por la noche al castillo de Boltaña, donde nos mostró las principales constelaciones. También nos relató dos leyendas que nos dejaron sobrecogidos.

A la mañana siguiente recogimos el equipaje, bajamos a desayunar y salimos hacia Jánovas. La historia que nos contaron sobre el desalojo y posterior abandono del pueblo para la construcción de un pantano nos impresionó, así como el sufrimiento de sus habitantes y la injusticia que supuso el tener que abandonar sus hogares. Consideramos encomiable el valor de los vecinos que perseveran para poderlo recuperar.

Volvimos al bus y nos dirigimos hacia al Parque de Ordesa y Monteperdido. Al llegar comimos y nos adentramos en el bosque. Ascendimos por un empinado camino rodeado de vegetación, con algún animal escondido y unas bonitas vistas al alcanzar la cascada. Jugamos a juegos diferentes a los del patio del colegio, a pillar en el bosque, a cubrirnos con las hojas caídas de los árboles y nos hicimos muchas, muchísimas fotografías.

La jornada había pasado rápido y debíamos volver a Zaragoza. Llevábamos en nuestra mente diferentes olores, sensaciones, paisajes y unos momentos inolvidables de convivencia.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón