El mundo clásico

 

Dos grupos de bachillerato de artes escénicas del instituto realizaron una visita al teatro romano de Caesaraugusta de Zaragoza

IES Pedro de Luna

El miércoles 11 de noviembre y el viernes 13, los dos grupos de Artes Escénicas del IES Pedro de Luna, realizamos sendas visitas al Teatro Romano de Caesaraugusta. La programación de la visita en estas fechas –a través del Servicio de Cultura del Ayuntamiento– es muy adecuada, porque así podíamos establecer una evidente relación entre nuestro temario sobre historia del teatro y la visita a nuestro teatro romano de Zaragoza.

Primero, nada más entrar, asistimos a las explicaciones sobre unos paneles informativos sobre la evolución del teatro, su construcción, desarrollo y abandono. Conocimos la importancia de la ciudad en la Hispania romana, motivo de que nuestro teatro fuera de los más importantes también en ese momento. Tenía capacidad para unos seis mil espectadores. Era, como en todas las ciudades romanas, uno de los lugares de encuentro y entretenimiento de los habitantes de la ciudad. Pudimos apreciar a través de los paneles cómo había sido la evolución del teatro, y cómo quedó ocultado hasta mediados del siglo pasado.

Más adelante nos dirigimos a una maqueta del teatro completo y todas sus partes. Allí nuestra guía ambos días, Eva Pallarés, nos explicó con mucha claridad varios aspectos de esta maqueta, haciendo una extrapolación sobre cómo sería el teatro en la realidad en aquellos remotos siglos I y II de nuestra era. La distribución de los asientos, según los grupos sociales y el sexo, la importancia de las puertas de acceso al teatro y también al escenario, el pórtico que cerraba la escena, tan rico y propagandístico, frente al griego, y la existencia de una plaza porticada donde seguramente se celebraba una procesión ritual para que la nobleza romana fuera agasajada y considerada como divina, justo antes de la representación.

Después vimos restos y recreaciones de pilares y del telón –que bajaba para comenzar la representación, ya que subía desde el suelo–, o del toldo que servía para que hubiera sombra en la cavea. En la planta superior fuimos a una vitrina donde pudimos ver el vestuario y máscaras de los diferentes géneros que se escenificaban en Roma. Frente a Grecia, lo que más gustaba era la comedia y, sobre todo, el mimo. Aprendimos que era en las representaciones de pantomima donde podían actuar actrices, si bien sus papeles no tenían mucha dignidad, ni artística ni moral. De ahí que hasta hace unos años la consideración de las mujeres actrices fuese bastante baja en la sociedad.

Nos quedó claro que los romanos iban al teatro a divertirse sin más. Que no buscaban reflexionar o reivindicar ningún tipo de pensamiento o crítica. Y finalmente salimos al exterior a visitar los restos del teatro de Caesaraugusta.

Muchos nos sentimos familiarizados con este espacio pues hace unos meses tuvimos el placer de representar una de nuestras obras de la compañía Clásicos Luna allí mismo, en el teatro romano, La Ilíada. En aquel momento pudimos disfrutar del cálido ambiente de este magnífico teatro, al que dimos de nuevo también vida y utilidad como espacio teatral, no sólo como museo arqueológico.

La visita nos agradó muchísimo. A los estudiantes de Artes nos interesa mucho conocer la evolución del teatro, visitar estos lugares tan especiales, que debemos conocer y cuidar, como ciudadanos de Zaragoza y, también amantes del teatro y de la música.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón